Ir a contenido

IDEAS

El 'meme' escondía una entrevista extraordinaria.

El miércoles empezaron a deslizarse por mi TL fotos de Lars von Trier físicamente muy cambiado, irreconocible respecto a sus últimas apariciones en público. Horas después, un amigo que ha conseguido vivir sin redes sociales me enviaba por SMS el enlace a la entrevista a la que pertenecía la imagen. Sé que, por curiosidad, habría acabado rastreando de dónde salía esa foto antes de que Twitter me lo explicara. Pero, al recibir ese mensaje de alguien que pasa bastante de la guasa en línea, pensé que debía de ser algo más que una foto chocante. Así era. Esa fotografía, inesperada y sorprendente, era una captura de una de las entrevistas que más me han impresionado en tiempo.

El cineasta habla de su carrera, de su alcoholismo, de premios, de festivales, de escándalos...

Es una entrevista larga, de 25 minutos, en la que Peter Schepelern, profesor de la Universidad de Copenhague, entrevista a Lars von Trier tras anunciarse que es el ganador del Premio Sonning de 2018 por su contribución a la cultura europea. En ella habla de su carrera, de la película de la que se siente más orgulloso y de la que menos, de lo que le dijo Quentin Tarantino una vez, de su alcoholismo, de premios y festivales, del escándalo en Cannes… De mil cosas. No sé si me pilló con la guardia baja o si había perdido la fe en las entrevistas sobre cine, a menudo esclavas de campañas promocionales muy rígidas y poco más que un duelo de preguntas y respuestas de manual. Supongo que fue un poco de todo. Pero me desarmó. Y me desarmó porque era, ante todo, una entrevista sobre cine.

Me gustan las películas de Von Trier, algunas mucho. Pero la entrevista me habría gustado igual si su cine me pareciera un pestiño, si él me cayera mal o si no estuviera de acuerdo con nada de lo que dice. Es una pieza valiosa porque el entrevistado habla realmente sobre cine, sobre lo que es, sobre lo que es para él, sobre cómo se aísla para hacerlo y apresarlo. Y porque se enfrenta a su obra de manera frontal, sin irse por las ramas y, encima, compartiendo cómo su vida y sus decisiones se reflejan en sus películas. No es habitual darse de bruces con una entrevista así, con una entrevista sobre cine que vaya realmente sobre cine.

0 Comentarios
cargando