Ir a contenido

ANÁLISIS

Keylor Navas, durante el Celta-Madrid de la Liga 2016-2017.

MIGUEL RIOPA (AFP)

Fuego amigo

Mónica Marchante

Valverde, Navas y Montella, en el punto de mira mientras crece el espectáculo del fútbol

Hasta en tres ocasiones he pensado esta semana en la asociación de palabras “fuego” y “amigo”. Peligrosa unión, porque el fuego quema y no es razonable quemar al amigo.

Tras la final de Copa que el Barça ganó firmando uno de los mejores partidos de la era Valverde, varios medios se hicieron eco del malestar de la directiva del Barça hacia su entrenador tras la debacle en Roma. Según esas informaciones, la situación  habría llevado a pensar al presidente del club en relevar a Ernesto Valverde si no ganaba la final de Copa.

Suena a broma de mal gusto, si no fuera porque estamos hablando de directivos de futbol. Y en ese círculo pueden suceder cosas exentas de cualquier lógica. Como no no querer darse por enterado de que una de tus estrellas se va al PSG negando la mayor aún a riesgo de hacer el ridículo.

El fútbol es una empresa diferente a cualquier otra. Nos deja ejemplos de ello cada día. A tres días de enfrentarse al Bayern, Keylor Navas acudió a la Peña Ramón Mendoza. Imagino al costarricense feliz y relajado como cualquiera que acude junto a su presidente y exjugadores del club a un homenaje que le brinda una peña presidida por un veterano madridista, de nombre Efigenio Albadalejo. 

Hasta que este tomó la palabra y se dirigió al portero: “El Real Madrid no puede depender de un solo portero.” Raúl, a su lado, comenzó a estirar el cuello incómodo. Pero había más. “Tienes que comprender que el Real Madrid tiene que fichar a otro portero de élite de a tu nivel (sic). Y ahí te la tienes que jugar con él”.

El bolígrafo de Florentino

Florentino, al lado de Raúl, jugueteaba con un boli pensando en cómo sofocar el inesperado fuego. Efigenio se quedó a gusto. La tensión se cortaba entre Keylor, que buscaba la mirada de Raúl a su lado, y Florentino, a la izquierda de Raúl. El portero tiró de reflejos y elegancia: “Así como usted dice algo yo le voy a decir algo también. Nunca he dicho que el Real Madrid no firme a nadie. Realmente  espero seguir muchos años en este club y venir a esta peña muchos años”.

Pura vida frente a fuego amigo. Elegancia frente a inoportunidad. Florentino habló de “orgullo tenerte aquí” y “seguro que vas a estar muchos años”. Pero Keylor ya estuvo camino de Manchester y sabe que solo Zidane evitó el fichaje de Kepa este enero. Tendrá que sortear más fuego amigo.

“Quiero un Sevilla con espíritu y pasión”, dijo Montella el 30 de diciembre cuando fue presentado por el Sevilla sustituyendo a Berizzo. Cuatro meses después, finalista de Copa, cuartofinalista de Champions y a 3 puntos de Europa, le ha salvado la campana tras caer goleado frente al mejor Barça del año. En un Sevilla posMonchi con heridas importantes que resolver en el vestuario. Toma pasión, Vincenzo.

Definitivamente en el fútbol el fuego amigo no espera, dispara.