Ir a contenido

MIRADOR

John Hughes, en el centro, con Molly Ringwald y Michael Schoeffling

La misma razón para todo

Albert Espinosa

Artículo 585. Tengo un amigo que  utiliza una táctica para jamás tener que aceptar hacer algo que no desea. No sabe bien dónde encontró este truco, pero lo pone en práctica casi diariamente. Me contó que cuando alguien le pide un favor, él utiliza para escaquearse la misma razón que usan para pedírselo.

Por ejemplo, me explicó que si alguien le pide si puede ir a buscar algo a una tienda porque esa persona no puede acercarse porque tiene trabajo… Él contesta que le encantaría. pero que tampoco puede hacerlo porque tiene mucho trabajo.

"Si piensas mal, quizás acertarás. Pero si piensas bien, gozarás el resto de tu vida”, la replicó mi amiga

Dice que siempre funciona porque usar la misma razón que ellos argumentan desactiva el favor inmediatamente. Una amiga mía que escuchó su teoría, le replicó… Casi os lo relato después de lo mejor de  mi semana.

Tercer puesto. John Hughes. El eterno adolescente escrito por Gerardo Santos Bocero (Diábolo Ediciones). Interesante libro sobre el maestro de las comedias de los 80. Me entusiasma cómo te descubre todo su universo y te transporta a su particular mundo.

2º lugar. Jumanji: Bienvenidos a la jungla, escrita por Chris Mckenna. Una entretenida película que además habla sobre la importancia de aceptar las diferencias de una forma visualmente perfecta.

1ª posición. En realidad, nunca estuviste aquí, escrita por Lynne Ramsay Jonathan Ames. Extraña pero bella película sobre los estragos de los terribles abusos en la infancia y las consecuencias impredecibles en la edad adulta.

Y lo que le replicó mi amiga es que él no obraba bien porque la gran enfermedad de nuestro siglo es la desconfianza y que solo se cura confiando en la palabra. Y añadió: "Si piensas mal, quizás acertarás. Pero si piensas bien, gozarás el resto de tu vida".

Mi amigo le contestó: "Tienes toda la razón, yo opino lo mismo que tu.  La confianza lo es todo". Esta visto que su truco no solo sirve para librarte de los marrones sino también de las discusiones ¡Feliz domingo!

0 Comentarios
cargando