Ir a contenido

Pantallas

Apple TV 4K.

La gran manzana

Mikel Lejarza

Sucedió en Austin, Texas. Durante un debate en unas jornadas celebradas en marzo, Eddy Cue, vicepresidente de Apple, habló sobre la intención de su compañía de entrar en la producción de contenidos audiovisuales de entretenimiento. En definitiva, que la empresa de los iphone, ipad o itunes, la misma que hasta ahora se dedicaba a renovar los diseños, a lanzar ‘apps’ y a vender utensilios capaces de cambiar la forma en que vivimos, se lanzaba definitivamente y tras unos tímidos escarceos a producir eso que llamamos televisión. Y lo están haciendo a lo grande basándose en su interminable chequera.

Como Apple admite no tener aún experiencia sobre cómo crear programas de televisión, lo que han hecho ha sido fichar a quien sí la tiene. Contrataron a Zack Van Amburg y Jamie Erlicht, que eran los máximos responsables de Sony Pictures Television (la antigua Columbia Pictures) y crearon Apple Worldwide Video, para en pocos meses poner en marcha varios proyectos. Una serie dramática de Damien Chazelle (‘La La Land’), otra de Steven Spielberg, ‘Amazing Stories’; un ‘thriller’ psicológico de M. Night Shyamalan; un proyecto con Jennifer Aniston y Reese Witherspoon, y otros con Octavia Spencer y Kristen Wiig. Todos ellos y alguno más se estrenarán dentro de un año, y aunque aún queda por saber cuál será la forma exacta en que se distribuirán, se espera que Apple adopte modelos de suscripción mixtos, tanto de pago como gratuito unido a otras fórmulas de suscripción.

El panorama, por tanto, nos muestra a Netflix con su plan de invertir 8.000 millones de dólares en contenidos para este año; a Amazon anunciando que ya dispone de 26 millones de hogares estadounidenses abonados a su servicio de Prime Video, y ahora arranca Apple que en los últimos meses, según informaciones del 'New York Times', está invirtiendo en contenidos más que Facebook y YouTube, e incluso que los estudios tradicionales de televisión.

Según la empresa de inteligencia publicitaria Standard Media Index, la publicidad en EEUU creció en febrero de este año un 8% en comparación con el mismo mes del año anterior. En ese porcentaje se ve que las plataformas digitales han incrementado sus ingresos por publicidad cada mes desde que existen datos. Crece por tanto la tarta a repartir, pero también los aspirantes a comérsela. Porque detrás del hecho de que empresas como Amazon, cuyo objetivo no es hacer que la gente vea videos, sino hacer que compren todo lo posible en su tienda; o Apple, más centrados hasta ahora en distribuir contenidos que en producirlos, entren en el sector, no es otro que competir directamente por la gran bolsa de ingresos publicitarios que la televisión tradicional tenía hasta hace poco en exclusiva, y que en gran medida continua teniendo.

Este es el paisaje que se vislumbra para el final de la década. Una batalla entre plataformas mundiales, más que entre canales locales. Con el contenido ‘premiun’ como espada vencedora, lo que se plasma en los más de 500 programas originales que se estrenarán en el  2018. Para afrontarla, Apple ha construido un edificio de 12.000 metros cuadrados para albergar las oficinas centrales de su división de entretenimiento, y eso da medida de la intención de su propuesta. Veremos si con tanto competidor hay sitio para todos.

0 Comentarios
cargando