Ir a contenido

Editorial

La final de Copa, del himno al fútbol

Pitar el himno español y al Rey resulta una situación nada edificante, sin duda, pero que solo cabe entender como una manifestación de la libertad de expresión que recoge nuestra Constitución

Una imagen del palco del Vicente Calderón, en la final del 2017 entre el Barça y el Alavés.

Una imagen del palco del Vicente Calderón, en la final del 2017 entre el Barça y el Alavés. / EFE / MARISCAL

Como ha ocurrido en los últimos años un acontecimiento deportivo tan relevante como la final de la Copa del Rey de fútbol se ve afectado por la convulsión que vive Catalunya. Desde el primer abucheo al himno en la final del 2009 entre el FC Barcelona y el Athletic Club, la presencia continuada del Barça en el partido –en ocho de las diez últimas finales, incluida la de hoy en Madrid ante el Sevilla– hace que los días previos se vean marcados por esta circunstancia. Pitar el himno español y al Rey resulta una situación nada edificante, sin duda, pero que solo cabe entender como una manifestación de la libertad de expresión que recoge nuestra Constitución. Cualquier otra calificación es desproporcionada, como las que han hecho esta semana el ministro Zoido al hablar de aplicar la ley antiviolencia o Javier Tebas, el presidente de la LFP, al definirlo como «violencia verbal».

Es, por lo tanto, algo a lamentar que el 'procés' también salpique a lo que debería ser solo una gran fiesta deportiva. De hecho, lo ha sido a lo largo de esta década salvo en esos minutos de interpretación del himno. Una final que, además, le puede servir al Barça para empezar a certificar un curso que puede acabar con una gran nota. Pese al sonoro fracaso de Roma, con la Liga muy bien encaminada, el doblete sería un excelente balance para el primer año de Ernesto Valverde en el banquillo. Y más cuando se inició con la tempestuosa marcha de Neymar y el planchazo ante el Real Madrid en la Supercopa.

0 Comentarios
cargando