Ir a contenido

DOS MIRADAS

"Lo que nadie puede darte y nadie puede quitarte; es un regalo que el hombre se hace a sí mismo"

Hay una escena de Rob Roy, protagonizada por Liam Neeson, en el que su hijo le pregunta qué es el honor. Él le mira y responde con parsimonia: "Lo que nadie puede darte y nadie puede quitarte; es un regalo que el hombre se hace a sí mismo". Poco después, este personaje histórico, un escocés que lucha contra los malvados ingleses, acabará siendo un proscrito perseguido por la justicia porque desobedece las leyes del momento y se enfrenta a los poderosos. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Este lunes empieza el juicio por los hechos de Alsasua (Navarra), aquella pelea en un bar en octubre de 2016. Ocho jóvenes -tres de los cuales hace más de 500 días que están en prisión preventiva -son acusados ​​de terrorismo, en un ejemplo de "sobreactuación judicial" que incluso se inventa "una especie de resurrección de ETA" con el nombre de una nueva organización que solo aparece en el imaginario de la Audiencia Nacional. No son palabras mías sino de Baltasar Garzón, que no es precisamente sospechoso de connivencia con banda armada.

El despropósito

El despropósito de la acusación, amparada en el ya famoso y lamentable artículo 573 del nuevo Código Penal, es enorme: incluso Amnistía Internacional, tan cautelosa siempre, reclama "la investigación en el marco de un procedimiento ordinario".

¿Qué tiene que ver con Rob Roy? La escena que he descrito al principio es el mensaje del Twitter oficial de la Guardia Civil en relación al caso. En lugar de hablar de justicia exaltan el honor. Este es su mensaje.

0 Comentarios
cargando