Ir a contenido

El reflejo de una profesión

Albert Espinosa

Artículo 584. Este mes se jubila mi peluquera de toda la vida. Siempre me ha parecido increíble su trabajo. Leí en un estudio de la universidad de Boston que los trabajos que necesitan de una estrecha cercanía humana son los más valorados por los clientes.

Y tienen razón porque al final esa cercanía se convierte en amistad. Sé que es ley de vida que la gente se jubile, pero siempre te invade la tristeza en ese último corte de pelo. Y esta semana fue mi último corte y le pregunté qué se llevaría de su peluquería de recuerdo antes de que la desmantelase y me dijo algo que me entusiasmó. Resulta que… Casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana.

"Sé que es ley de vida que la gente se jubile, pero la tristeza te invade en ese último corte de pelo"

Tercer puesto. '50 innovaciones que han cambiado el mundo', escrito por Tim Hardford (Conecta). Me apasiona la historia de cada uno de estos fabulosos inventos y como se transformaron hasta ser imprescindibles.
Segundo lugar. 'Yo, Elena y mi historia', escrito por Elena Romero (Liber Factory). Un libro lleno de poesía, energía y valor. El viaje de esta increíble joven luchadora de vida y de toda su familia me contagia sus ganas de vivir y me ilusiona.
Primera posición. 'Swim Team', dirigido por Lara Stolman. Un bello documental sobre el poder de superación de un grupo de autistas. A través de la natación nos da un enfoque nuevo sobre lo que es la diferencia y la fuerza de los héroes.

Y lo que se iba a llevar de la peluquería era algo a lo que yo no había dado mucho valor pero que lo tiene todo… El espejo donde se ha reflejado ella y sus clientes-amigos durante más de 40 años. Ese espejo la ha visto crecer, se ha impregnado de ilusiones y de felicidad con cada corte y cada conversación.

Me parece extraordinario como un  objeto puede reflejar una bella profesión llena de amor. Quizás lo más increíble de todo es que ahora su hija hará de dentista en ese mismo local. Misma cercanía pero te cuida otra parte del rostro. ¡Feliz domingo!

0 Comentarios
cargando