Ir a contenido

40 años del apuñalamiento del líder del MPAIAC

El 'caso Cubillo', un crimen de Estado

Xavier Casals

Una posible pérdida de las Canarias, el peligro más serio en la España de la Transición, se cerró discretamente dejando tras de sí una tragedia aérea y una muerte irresuelta

Hace 40 años, el 5 de abril de 1978 Antonio Cubillo, líder del Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), fue apuñalado hacia las 20.30 horas en su domicilio de Argel. Sus agresores eran dos españoles que actuaron inducidos por José Luis Espinosa. Este era un infiltrado en la organización al servicio de un famoso comisario de policía: Roberto Conesa. Cubillo sobrevivió a la agresión con importantes secuelas y nunca se pudo probar quién la orquestó, pero fue un crimen de Estado, ya que -como veremos- el MPAIAC era entonces una amenaza para España.

Una grave amenaza exterior

Cubillo, un abogado canario izquierdista, se instaló en Argelia en 1963 y en 1964 fundó allí el MPAIAC con apoyo oficial. Defendió la africanidad de las islas y su 'descolonización' para crear una república popular. En 1968 logró su gran éxito cuando el Comité de Liberación de la Organización para la Unidad Africana [OUA] en Argel aceptó una resolución favorable a 'descolonizar' el archipiélago y reconoció al MPAIAC.

Federico Utrera -autor del mejor estudio de este tema ('Canarias, secreto de Estado', 1996)- señala que el presidente argelino Huari Boumedian apoyó a Cubillo para impulsar un estado saharui (apoyando al Frente Polisario) y otro canario (con el MPAIAC) para rodear a Marruecos. A su vez, "algunos estrategas africanos de la época, que tenían sus ideólogos en las embajadas europeas de Argelia, Libia, Marruecos y, en menor medida, Túnez" pensaban que "las islas servirían como excelente plataforma de 'modernidad africana'", subraya Utrera.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En este marco, tras la muerte de Franco, Cubillo ganó fama con un programa radiofónico diario emitido desde Argel, 'La Voz de Canarias libre'. Y su minúsculo MPAIAC creó serios problemas al Gobierno español en el plano exterior, al ganar apoyos la 'africanidad' de Canarias, que agudizó al crear un brazo armado a fines de 1976, las Fuerzas Armadas Guanches (FAG). Estas iniciaron su actividad en noviembre de 1976 centrándose en la llamada 'propaganda armada'. Hasta enero de 1979 cometieron 70 acciones violentas, un 80% de estas con explosivos (la mayoría de factura artesanal).

La tragedia de Los Rodeos

No obstante, una de ellas tuvo un desgraciado e imprevisto colofón el 27 de marzo de 1977. Ese día, el MPAIAC puso una bomba en una floristería de la terminal del aeródromo de Gran Canaria y causó nueve heridos. Tras la explosión, el grupo anunció que existía otro artefacto y las autoridades desviaron el tráfico al aeropuerto de Los Rodeos (actual Tenerife Norte). El cambio tuvo un resultado fatal al chocar un avión de Pan-Am y otro de KLM que tenían asignado el aeropuerto cerrado. Fallecieron 583 pasajeros y fue el mayor desastre de la historia de la aviación hasta la fecha.

En este escenario el Gobierno de Adolfo Suárez tuvo que emplearse a fondo, pues a inicios de 1978 la 'africanidad' de las Canarias tenía apoyo de 47 países africanos (solo dos estaban en contra). El tema debía debatirse en la cumbre de la OUA prevista en Jartum en julio de ese año. No parece casual, pues, que el intento de matar a Cubillo fuese el 5 de abril, escasos días antes de que este viajara a Nueva York con el secretario de la OUA para plantear el derecho de las Canarias a la autodeterminación ante la Asamblea General de la ONU.  

 El atentado apartó a Cubillo de la lucha política y numerosas detenciones relacionadas con el MPAIAC causaron su declive. De modo paralelo, el Ejecutivo de Suárez captó con ahínco apoyos de países africanos y logró que la 'africanidad' del archipiélago fuera rechazada en la cumbre de la OUA de Nairobi celebrada en 1981.

Un atentado nunca aclarado

El trasfondo del atentado a Cubillo no se clarificó. En 1990 la Audiencia Nacional condenó a Espinosa a 20 años de cárcel como inductor y consideró probado que este y otras personas "pertenecientes al aparato policial" decidieron matar a Cubillo. El comisario Conesa se esfumó (al parecer, se mudó a Santo Domingo) y se aludió a una eventual implicación del ministro de Interior, Rodolfo Martin Villa, que no se probó y este negó. Cubillo volvió a España en 1985 y en el 2003 una sentencia de la Audiencia Nacional le reconoció una indemnización de 150.253 euros. Falleció en wl 2012. Ya en el 2014 el Tribunal Supremo consideró al MPAIAC responsable de la tragedia de Los Rodeos.

En definitiva, el peligro más serio del Estado durante la Transición, una pérdida de las islas Canarias, se cerró discretamente, dejando tras de sí una tragedia aérea y un crimen irresuelto.

Temas: Historia

0 Comentarios
cargando