Ir a contenido

IDEAS

James Bond es un hombre blanco

Ramón de España

El caso más ofensivo de esta campaña contra nosotros, los puristas reaccionarios con la ficción, se ha dado en la serie 'Elementary', que convierte al doctor Watson, un inglés blanco, en una mujer asiática

Hace unos años cayó por Barcelona mi admirado Lawrence Block y se me ocurrió preguntarle al escritor neoyorquino qué opinaba de las adaptaciones cinematográficas de sus obras. Me respondió que no se sentía muy satisfecho con el trato recibido de Hollywood: «Le pondré un ejemplo. Adaptaron una de las novelas del ladrón Bernie Rhodenbarr, quien, como usted sabe, es un varón de raza blanca. ¿A quién le dieron el papel? ¡A Whoopi Goldberg!».

Recordé este encuentro hace unos días, leyendo una entrevista con Steven Spielberg en la que éste sugería que el próximo Indiana Jones podría ser una mujer. Quedaba muy progresista en la era del 'Me too', pero uno cree que hay ciertas normas no escritas que no deben romperse jamás: Indiana Jones siempre será un hombre (aunque si Spielberg tarda mucho en rodar su próxima aventura puede que Harrison Ford tenga que cambiar el látigo por el taca-taca). Previamente, había sonado el nombre de Idris Elba para sustituir a Daniel Craig en el papel de James Bond, y ahí me topé con el mismo problema: el señor Elba es un actor excelente -véase su serie 'Luther'-, pero es negro.

Un Bond gay

Hace años, Rupert Everett se postuló para interpretar a un Bond gay, pero la cosa no tuvo mucho recorrido. Nos pongamos como nos pongamos, James Bond es un varón blanco más bien machista curtido en la Guerra Fría, insensible y expeditivo, un patriota inglés temerario hasta la insensatez. O sea, que no es ni un negro, ni un homosexual ni una mujer, si es que quiere seguir siendo 007.

Lucy Liu, en el papel de Watson en la serie 'Elementary'. / EL PERIÓDICO

Puede que el caso más ofensivo de esta campaña contra nosotros, los puristas reaccionarios con la ficción, se haya dado en la serie de televisión 'Elementary', que, además de aburrida y rutinaria, ha convertido el doctor Watson, un inglés blanco, en una mujer asiática. El traslado de Holmes y Watson a la época actual no es un problema, pues la serie de la BBC 'Sherlock' ha demostrado que se puede ser fiel al original de Arthur Conan Doyle sin prescindir de nuevos enfoques.

Me consta que algunos fans de Lara Croft se han quejado de que Alicia Vikander tiene menos pecho que Angelina Jolie, pero si el papel se lo hubiesen dado a Arnold Schwarzenegger -aunque sea más pechugón que Angelina Jolie-, le habrían prendido fuego al patio de butacas. Y con razón.
 

0 Comentarios
cargando