Ir a contenido

ANÁLISIS

Carles Puigdemont comparece ante los medios tras salir de la cárcel del Neumünster.

FABIAN BIMMER

Alemania

Ana Pastor

Es innegable que la justicia española y el Gobierno se han llevado un buen revés de consecuencias imprevisibles

Cuando el pasado 26 de marzo Carles Puigdemont fue detenido en la localidad alemana de Schuby, fueron muchos los que dijeron en público y en privado que la huída del expresident por Europa había terminado definitivamente porque había sido interceptado en un país serio. En un país donde no se andan con tonterías. Muchos de esos mensajes han virado sorprendentemente en las últimas horas. Ahora se cuestiona que un juez alemán de una pequeña localidad pueda decidir sobre los asuntos de España por haber dejado en libertad bajo fianza a Puigdemont y descartado totalmente el delito de rebelión. Hay quien lo considera una afrenta a nuestra soberanía.

Algunas precisiones. No se trata de un juez sino de un tribunal, el de Schleswig-Holstein, compuesto por tres jueces. Y no es tampoco una pequeña institución. Podría ser equiparable a un Tribunal Superior de Justicia de nuestras Comunidades Autónomas. En cualquier caso, quienes han estado implicados en el tema allí lo deben tener bastante claro porque hasta la Fiscalía ha dicho ya que no va a recurrir la decisión. Así que ahora muchos nos preguntamos qué puede pasar. Parece que Puigdemont se quedará en Alemania los dos o tres próximos meses porque se le impide salir por las medidas cautelares.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero antes su defensa se va a centrar en intentar desmontar la acusación de malversación para que quede desestimada la orden europea de detención. Veremos si su optimismo coincide luego con la realidad como ya ha ocurrido con el delito de rebelión. Y veremos también si Puigdemont solicita ser investido presidente de la Generalitat. En cualquier caso tendría que hacerlo (y tendrían que permitírselo) a distancia porque en ningún caso tiene previsto pisar España todavía.

El futuro penal

Otra de las dudas que queda en el aire es el futuro penal del resto de cargos del antiguo gobierno y líderes de ANC y Omnium, Sánchez y Cuixart. Cuanto menos llama la atención que, por ejemplo, el número 2 Oriol Junqueras vaya a seguir en la cárcel mientras Puigdemont, el número 1 sale de ella. Además las defensas de los ex consellers que están en Escocia y en Bélgica pedirán en los próximos días que se incorpore a la causa la resolución de Alemania. De nuevo nos esperan días intensos. Pero es innegable que esta semana la justicia española y el Gobierno se han llevado un buen revés cuyas consecuencias, en el Partido Popular, ahora mismo no se atreven a medir. Corre el calendario y todos miran fijamente la fecha clave del 22 de Mayo, el día que acaba el plazo para que haya gobierno o se convoquen elecciones. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.