Ir a contenido

LA CLAVE

Cifuentes y la sensación de impunidad

Enric Hernàndez

En el 2012, en pleno debate sobre la corrupción, ningún oropel curricular justificaba que la entonces diputada aceptara un trato de favor que amenazaba su carrera política

Ante el rosario de supuestas anomalías e irregularidades que rodean su máster, Cristina Cifuentes ha desvelado, con ánimo exculpatorio, un dato relevante: que en el 2011 pactó con la Universidad Rey Juan Carlos que no asistiría a las clases ni a los exámenes: "Los profesores se adaptaron a mis circunstancias." Dispensa llamativa, por tratarse de un curso presencial.

Quizá parezca una anécdota, pues la presidenta madrileña está acusada de algo tan grave como procurarse un falso máster sin cursarlo siquiera, pero que Cifuentes la exponga para dar verosimilitud a su versión da pie a algunas preguntas.

¿Recibió trato favor de la Rey Juan Carlos? Era entonces diputada del PP y vicepresidenta de la Asamblea de Madrid, pero --según su currículum-- había formado parte del consejo de administración de esa universidad pública, del consejo social de la Carlos III, del Consejo de Universidades y del Consejo Escolar autonómico. Quienes la eximieran de ocupar su pupitre, pues, tenían buenas razones para pensar que favor por favor se paga.

¿Cursó el máster? Si en verdad sustituyó las aulas por "trabajos y actividades complementarias", no costaría tanto hallar rastros de los mismos en las entrañas del ordenador, o como documentos adjuntos en su cuenta de correo electrónico. O acaso duerman en una caja de mudanzas junto a su ignoto Trabajo de Fin de Máster (TFM). Como no aparezcan pronto, tal vez sea demasiado tarde.  

¿Defendió su TFM ante el tribunal examinador? Asegura que lo hizo durante "10 o 15 minutos" el 2 de julio del 2012, siendo ya Delegada del Gobierno en Madrid. Su gabinete de prensa presumía ese día de que había movilizado a "450 efectivos policiales" por los festejos en Madrid de la Eurocopa de 'la Roja'; ahora Cifuentes atribuye el operativo al ministerio. Alguien miente.

INCONSCIENCIA

¿Por qué se la jugó? Cursara o no el máster a distancia, Cifuentes debería haber entendido entonces, con el debate sobre la corrupción ya al rojo vivo, que ningún oropel curricular compensaba el riesgo de arruinar su carrera política por sospechas de ventajismo. Solo la sensación de impunidad explicaría tamaña inconsciencia.

0 Comentarios
cargando