Ir a contenido

La violencia verbal en los estadios

Condenas penales para los insultos en el fútbol

LEONARD BEARD

Condenas penales para los insultos en el fútbol

José Luis Pérez Triviño

La vía penal tiene unos efectos preventivos más disuasorios que los empleados hasta el momento

Los estadios de fútbol han sido uno de esos ámbitos donde los aficionados se han sentido libres para usar una amplia panoplia de expresiones malsonantes, despreciativas o directamente vejatorias dirigidas al árbitro o a los jugadores rivales. Escuchar esas expresiones ha formado parte del paisaje futbolístico de igual manera que el humo de los puros o los transistores que radiaban los resultados de otros encuentros.

Pero esto está cambiando. La percepción social acerca de este fenómeno ya no es tan permisiva, y no se considera con tanta liviandad que un aficionado -pero obviamente, tampoco los futbolistas o los árbitros- consienta tácitamente que deba soportar tales vejaciones, y menos si se entiende que el deporte tiene una vocación de escuela moral. Así es comprensible la alarma social suscitada por los insultos homófobos a un árbitro homosexual o los machistas dirigidos a árbitras.

La medición de la gravedad

Ahora bien perseguir los insultos no es tarea simple dada su complicada catalogación como también la medición de su gravedad. Y es que bajo el ropaje de un insulto puede haber un sentido distinto. En un pasaje de 'El Quijote', Sancho dice: “Confieso que no es deshonra llamar hijo de puta a nadie, cuando cae debajo del entendimiento alabarle”. Pero también puede darse el proceso inverso: que bajo una apariencia descriptiva o incluso de encomio, se esconda un sentido vejatorio. Recuérdese en este sentido la pancarta 'Shakira es de todos' que apareció en un partido entre el Espanyol y el Barça, pues bajo su capa semántica inocua, habita uno manifiestamente injurioso desde el punto de vista pragmático.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

A pesar de los problemas mencionados, hay razones suficientes para perseguir y sancionar las proferencias vejatorias en especial cuando las dudas antes aludidas se disuelven en el caso concreto. Pero las medidas administrativas -básicamente en forma de multas económicas- no han sido suficientes para alejar a los aficionados insultones de los campos de fútbol. Por ello, resulta especialmente interesante y promisoria la sentencia (nº 83/2018) de un juzgado de lo penal de Zaragoza de hace solo unos pocos días, que califica los insultos dirigidos por un aficionado a un joven árbitro de color -"negro, negrito, negro de mierda, me cago en tu raza, vete al desierto que es donde tienes que estar”- como lesivos de la dignidad humana en tanto humillación, menosprecio o descrédito de grupos o personas.

Una sentencia novedosa

En la medida que tal valor constitucional está protegido penalmente en el artículo 510-2 a) del Código Penal vigente desde la última reforma del 2015, la sanción jurídica que imputa el juez al autor de tales vejaciones es la condena a nueve meses de prisión, además de multa y cuatro años de inhabilitación especial para profesión u oficio educativos, en el ámbito docente, deportivo y de tiempo libre.

Esta sentencia novedosa puede marcar un hito al enfocar la sanción de la violencia verbal que campa por los estadios de fútbol por una vía penal cuyos efectos preventivos se nos antojan más contundentes y disuasorios que los empleados hasta el momento.