Ir a contenido

CAMBIOS EN CANNES

La actriz Michelle Yeoh posa para selfis durante el Festival de Cannes del año pasado.

AFP

Ni selfis ni Netflix

Desirée De Fez

Es preocupante la negativa de un festival de cine de adaptarse a una realidad audiovisual cambiante

Thierry Frémaux, director del festival de cine de Cannes, ha hecho públicas dos decisiones cuestionables. Una es, tras la movida del año pasado, el veto en la sección oficial (a concurso) del certamen a las películas producidas por Netflix u otro servicio de 'streaming': «La historia del cine y la de internet son dos cosas distintas», ha dicho. Y se ha quedado tan ancho. Otra, más frívola pero también importante, la prohibición de los selfis en la alfombra roja.

No quiero detenerme en mi desacuerdo con ambas cosas, incluso con lo de las autofotos: es curioso, hasta entrañable, que Frémaux le dé tanta importancia a algo tan normal en el 2018 que es casi un acto reflejo (para él, una práctica «ridícula y grotesca»). Tampoco quiero reincidir en una de las cosas que más me obsesionan, la evidencia de que hoy las buenas películas no son exclusivas de ningún medio ni patrimonio de una sola pantalla. Ni siquiera pretendo analizar el porqué de esas dos decisiones, sobre todo porque hay algo frustrante en dedicarle tanto espacio a algo que, casi siempre, se debe eminentemente a razones económicas (¡hasta lo de los selfis!).

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero sí me apetecía darle la vuelta al veto, sobre todo al primero. ¿Y si la noticia no está tanto en la demostración de fuerza de Cannes como en la de su debilidad? ¿Y si ese veto es más nocivo para el festival que para el cine en presente? Obviamente, escribo desde una perspectiva externa y, en consecuencia, incompleta: no quiero imaginar lo que debe ser tomar una decisión en el festival de Cannes, rediseñar o desacralizar un templo septuagenario tan sometido a la gestión del cine en Francia (una legislación proteccionista muy estricta, por ejemplo, con la distribución). Pero, desde esta postura externa, me resulta más preocupante la decisión de Cannes de claudicar, esa negativa –encima, verbalizada con altivez– a adaptarse a los tiempos y a una realidad audiovisual cambiante a la que, tarde o temprano, tendrá que ceder, que la ausencia de momento de películas de Netflix u otras plataformas en su sección oficial.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.