Ir a contenido

CELEBRACIÓN

Día Mundial del Teatro

Carles Sans

En el oficio del teatro no sirven los años de experiencia, nunca sabes si una obra será un éxito o un fracaso

Siempre que me dirijo a actuar me pregunto cuántos espectadores asistirán ese día a la función. Sean los que sean, no hay un solo día que no me parezca un milagro que allí, sentados en las butacas, haya personas que han antepuesto el teatro al sofá de su casa, a la pereza de salir, con frío y lluvia a veces, al partido de fútbol que se emite a la misma hora y del que todo el mundo dice que no hay que perderse, a la cena con pijama en casa, o a internet, que te da gratis un ingente contenido de cosas. Esas personas han preferido ir a ver la función.

La temporada pasada los teatros de Catalunya tuvieron un 60% de ocupación, que está bien si tenemos en cuenta el esfuerzo que supone, pero no está tan bien si vemos que no resulta suficientemente rentable para empresas y compañías. La mayoría de espectáculos que se ofrecen apenas contribuyen a sufragar el coste de abrir las puertas del teatro o el de producción. Solo en el caso de que una sala tenga la suerte de tener un éxito de taquilla podrá tapar los agujeros del resto de la temporada. Porque, paradójicamente, el teatro es un oficio en el que no sirve de mucho llevar años en él. Nunca sabes cuándo una obra será un éxito o un fracaso. Fernando Fernán Gómez decía: «En el oficio del teatro el éxito o el fracaso suelen venir muy acompañados de la casualidad». 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Que hay compañías de éxito? Las hay, pero muy contadas. Cada temporada, a pesar de la buena calidad de los espectáculos presentados, se dan muy pocos éxitos. Según la Associació d’Empreses de Teatre de Catalunya (Adetca), la temporada 2016/17 fueron al teatro un total de 2.277.092 personas, una cifra que puede parecer enorme hasta que vemos que representa una media de 211 personas por función, sin duda una cifra más bien escasa.

A pesar de eso, y con motivo de que este martes se ha celebrado el Día Mundial del Teatro, quiero dar las gracias desde esta columna a los espectadores que piensan que el teatro es necesario; sin ellos, muchos no seríamos felices y el teatro dejaría de ser. 

Temas: Teatro

0 Comentarios
cargando