Ir a contenido

DENUNCIA

Cifuentes y la corrupción universitaria

Lucía Etxebarria

En España, el 73% de los docentes están contratados en el centro donde estudiaron, aunque las plazas se convocan para aspirantes de todo el mundo

Parece ser que la detención de Puigdemont ha eclipsado el que hasta ese momento era el tema estrella en los medios españoles. El máster de Cifuentes. Pero lo que me sorprendió del tratamiento mediático fue el hecho de que se crea que se trata de algo rarísimo. Los que hemos pasado por varias universidades, internacionales y españolas, no nos sorprendimos. Ya sabemos que cierta gente aprueba sin haber pisado la universidad y sin que nadie les haya visto en un examen.

Pero, ¿sucede eso exclusivamente en la Universidad Rey Juan Carlos? No. La Plataforma contra la Corrupción y el Acoso en la Universidad Pública supera los 200 casos publicados, pero tienen pendientes de publicación/investigación casi dos centenares más. En el  2012, el periódico 'Times of Higher Education' (el responsable del 'ranking' de universidades más fiable en el mundo) dedicó media página a la corrupción universitaria en España y expuso un retrato ilustrado con casos concretos. Las persecuciones, el nepotismo, el abuso de poder, los silencios... No es de extrañar que en su lista apenas aparezca ningún centro español. El primero que aparece, la UAB, en el 147. La Complutense aparece en el 501 entre 600. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En España, el 73% de los docentes están contratados en el centro donde estudiaron, aunque las plazas se convocan para aspirantes de todo el mundo. En casi todas las oposiciones las plazas se adjudican de antemano. En el  95% de los casos el docente que la obtuvo ya trabajaba en el centro; el 70% no tuvo ningún rival (porque la oposición no se hizo pública). No es raro que se haya producido el caso de que un departamento entero esté compuesto por maridos, mujeres, suegros, yernos, tíos y sobrinos, según denunció la citada plataforma anticorrupción.

En la Universidad de Málaga (UMA), Íñigo Errejón obtuvo una beca, en un concurso sin rivales,  pese a que residía en Madrid y la beca exigía trabajar en Málaga.  Lo que para mí sería corrupción para la UMA era «discrecionalidad técnica». Es triste que los medios solo se fijen en el dedo (el máster de Cifuentes) y no hablen de la luna.

0 Comentarios
cargando