Ir a contenido

LACRA SOCIAL

Concentración en Getafe en contra del asesinato de los dos niños a manos supuestamente de su padre.  

DAVID CASTRO

Cuando las víctimas son los más vulnerables

Isabel Llanos López

La violencia de género también ha extendido sus tentáculos hacia los menores como vehículo para infligir el mayor dolor a la mujer

Ya lo vimos en la emoción imposible de contener en un profesional acostumbrado a bregar en duras lides. El comandante Juan Jesús Reina dejó bien claro que quienes trabajan mirando cara a cara al horror también son humanos. Si llevar a cabo la investigación de un homicidio siempre es doloroso porque siempre implica sufrimiento humano, más allá del presumible en la víctima, es peor aún el que esa pérdida acarrea a las personas vinculadas a ella. La sensación de compensación que uno siente al resolver el caso y detener al culpable se siente inmediatamente sustituida por la amarga responsabilidad de comunicarlo a los allegados, en muchos casos, rompiendo la esperanza mantenida hasta ese momento.

Siempre es duro, siempre. Pero hay casos en los que aún lo es más. Cuando las víctimas son seres indefensos y vulnerables sin la más mínima opción de defensa. Hablaba esta semana con mis colegas en la presentación de un libro sobre ciencias forenses de la existencia, mal que nos pese, del 'factor HP', como lo denominaba una relevante figura del sector: la maldad. Los que hemos intentado indagar en la mente y en la conducta de quien barrunta en ese lado de la fabricación del dolor anhelando encontrar resquicios de aliento, de la fórmula para erradicarlo, sentimos el fracaso cada vez que hay un nuevo caso. Y estas semanas han sido varios en este país: Níjar, Alcalá de Henares, Getafe Y en cada uno, unas causas, unos indicadores, un entorno. ¿Qué falla entonces para que la cifra siga creciendo? ¿Cómo actuar?

La presión ciudadana

Si bien la investigación policial es exhaustiva en cada caso, también es cierto que en el caso de los homicidios y asesinatos con víctimas menores adquieren más relevancia, hay mayor impacto, la sociedad se ve más removida, sacan a flote los sentimientos de impotencia y aumentan la percepción de inseguridad. La presión ciudadana convierte los casos en mediáticos, perjudicando en muchos casos la investigación, con la exigencia de resultados inmediatos a los profesionales asignados. Es importante seguir las pautas, actuar con precisión para no dejar resquicios de huida judicial una vez cercado el autor, cuidar la trascendencia de las informaciones para no contribuir a la victimización secundaria.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La violencia de género también ha extendido sus tentáculos hacia los menores como vehículo para infligir el mayor dolor a la mujer. En el 71% de los casos de los menores fallecidos a causa de la violencia de sus progenitores no hay denuncia previa siquiera. Muchas campañas han querido llamar la atención sobre el menor vulnerable, como #LosUltimos100 de Save The Children demandando al Gobierno una ley integral para la erradicación de la violencia contra la infancia y la adolescencia, aunque han sido 163 los menores asesinados en el periodo 2009-2016, último periodo informado por el INE. El 2018 avanza ya de manera funesta, esperemos que no rebase la cifra del 2011, el peor año en la historia de España con 28 víctimas menores.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.