Ir a contenido

Al contrataque

Todos los partidos intentan de manera evidente sacar rédito de las comisiones parlamentarias


Esta semana ha comparecido Cristina Cifuentes en el Congreso de los Diputados, en la comisión de investigación sobre la financiación ilegal del PP. Luego dicen, como lamentándose, que este tipo de iniciativas parlamentarias no sirven para nada. Son ellos los que intentan convertirlas en algo completamente inútil, aunque hagan ver que no, que lo que quieren es cooperar. La petición de comparecencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid no es una cosa descabellada. No es un escándalo, aunque a ella se lo parezca. Cifuentes conoce a las personas investigadas, lleva prácticamente toda su vida en el PP y es la que actualmente controla la formación. Así que menos llevarse las manos a la cabeza y más cooperar...

Su testimonio ha consistido básicamente en decir que ella no ocupaba cargos de peso en la etapa que ahora está en cuestión y que, por lo tanto, no tenía ninguna responsabilidad. Ni idea de nada. Por supuesto, ha vuelto a criticar el machismo de Francisco Granados por decir que ella sabía cosas del funcionamiento interno del PP, gracias a su relación personal con Ignacio González. Es indignante que siga utilizando ese chascarrillo para hacerse la víctima un día sí y otro también. ¿No se escudan siempre en que hay que dejar trabajar a los jueces? Pues ya presentó la querella. O les dejamos trabajar siempre o nunca, pero solo cuando nos interesa, no. 

Cifuentes ha utilizado su alegato final para volver a mostrarse como una política a la que estaban tratando de arrastrar por el fango, a pesar de su honestidad: «Me parece bastante lamentable [la comparecencia], porque creo en la dignidad de los Parlamentos, no en ponerlos al servicio de otros intereses». Como si por el hecho de ser llamada para arrojar luz, ya se estuviera pervirtiendo la institución... Y añadía Cifuentes: «Sigo sin saber por qué estoy aquí (...). No estoy inmersa en ningún procedimiento judicial. En la vida no vale todo». 

A mí me parece que el mero hecho de figurar en informes que obran en poder del juez ya es motivo suficiente para comparecer en el Parlamento. Por último, la presidenta de la Comunidad ha sentenciado: «No me encontrarán nunca embarrando el juego político». No, qué va. Por eso mismo, al inicio de su comparecencia le ha sacado los ERE de Andalucía al representante del PSOE...

Sacar rédito

En lo único en lo que se le puede dar la razón a Cristina Cifuentes es que todos los partidos intentan de manera evidente sacar rédito de las comisiones parlamentarias, como también lo haría el PP si los comparecientes fueran de la oposición. Por comportamientos como estos, la ciudadanía se siente cada vez más harta de la clase política. Es, de verdad, para parar el mundo y no bajarse, sino tirarse. 
 

0 Comentarios
cargando