Ir a contenido

Editorial

El veneno retardado del amianto

La Fiscalía considera que no se adoptaron medidas suficientes para evitar la exposición al asbesto de los trabajadores del metro de Madrid

Obras de retirada de amianto en la escuela Xarau de Cerdanyola. 

Obras de retirada de amianto en la escuela Xarau de Cerdanyola.  / NURIA PUENTES (ARCHIVO)

Dos sentencias ejemplares de finales del 2017 fijaron la incidencia de la inhalación de fibras de amianto y la manipulación del material (también conocido como asbesto) en la aparición de enfermedades mortales, como diversos tipos de cáncer, o fibrosis pulmonar. La primera, de la Audiencia Nacional, condenaba a la empresa Uralita (ubicada en Cerdanyola y Ripollet entre 1907 y 1997) a indemnizar con dos millones de euros a 39 afectados por la presencia de la fábrica.

La segunda, del TSJC, consideraba que el fallecimiento de un trabajador de Rocalla se debió a la exposición continuada al amianto. La Asociación de Víctimas Afectadas por el Amianto en Catalunya (AVAAC), a su vez, interpuso demandas para obtener el reconocimiento del origen laboral de las enfermedades padecidas y de los cuadros de ansiedad y depresión, una consideración que, repetidamente, la Administración se niega a otorgar.

Ahora, en el metro de Madrid se ha destapado un caso de negligencia por el que la Fiscalía ya ha abierto diligencias al considerar que no se habían adoptado, en muchos años, las medidas suficientes para evitar la exposición de los trabajadores al asbesto. Conviene recordar que la manifestación de las enfermedades puede darse hasta cuatro décadas después del contacto, con la incertidumbre personal que ello genera. La Justicia y una comisión de investigación deberán esclarecer un asunto que ya ha generado protestas y huelgas y que demanda acciones concretas y urgentes.

0 Comentarios
cargando