Ir a contenido

EDITORIAL

La confiscación del 'Open Arms' en Sicilia

La extrema derecha incendiaria y la inacción de la UE han provocado una retención inadmisible

El barco de Proactiva Open Arms a su llegada al puerto siciliano de Pozzallo, el 17 de marzo.

El barco de Proactiva Open Arms a su llegada al puerto siciliano de Pozzallo, el 17 de marzo. / REUTERS / ANTONIO PARRINELLO

La semilla sembrada por las fuerzas de extrema derecha y populistas italianas mucho antes de ganar las recientes elecciones ya está dando sus frutos. La confiscación preventiva de la embarcación de la oenegé Proactiva Open Arms, retenida en un puerto siciliano después de su última operación con la que llevó a salvo a más de 200 náufragos, lo demuestra. Se le acusa de favorecer la inmigración clandestina y de asociación criminal.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Políticos incendiarios como Matteo Salvini, líder de la Liga (antes Liga Norte), habían acusado a las oenegés que trabajan en el salvamento de refugiados en lo que ya se puede calificar de ‘mare mortum’, de connivencia con los traficantes. Y el remedio que proponía iba incluso más allá del secuestro de sus embarcaciones, pedía su hundimiento. Asociaba así con mala fe a las organizaciones de rescate con la delincuencia. Donde antes operaban nueve oenegés dedicadas al salvamento, ahora, tras la confiscación del 'Open Arms', quedará solo una.

Nadie quiere recordar que el Derecho del Mar impone la obligación a todo capitán de embarcación de prestar auxilio en el mar. Tampoco nadie quiere mirar de frente a cuanto está ocurriendo en las costas y fronteras de la UE y buscar soluciones que al menos sean humanamente dignas y beneficiosas para todos. Por el contrario, los políticos europeos, con la mirada puesta solo en los beneficios electorales a corto plazo prefieren que terceros países les saquen las castañas del fuego. Después de que los países miembros incumplieran las ridículas cuotas de admisión de refugiados que habían acordado, hace dos años la UE depositó en Turquía la acogida a cambio de una sustanciosa cantidad de dinero. Ahora, en el colmo del cinismo, cuando hay que renovar los pagos a Ankara, hay países que los frenan con la excusa de la deriva autoritaria de aquel país como si esto fuera una novedad.

Luego está el acuerdo con Libia, un país hundido y devastado por una guerra, sin una mínima estructura administrativa, donde señorean los delincuentes y traficantes de hombres. La UE ha dado material y formación a sus guardacostas para retener a quienes intentan cruzar el Mediterráneo, solo que estos mismos guardacostas actúan en connivencia con los traficantes, violando los más elementales derechos humanos. Así, Europa no va a ninguna parte, a no ser, a su derrumbe moral, político y también económico.     

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.