Ir a contenido

EDITORIAL

La dura exigencia del fútbol de élite

Un tercio de los futbolistas, en activo y retirados, admiten sufrir depresión y ansiedad

André Gomes disputa un balón ante Gameiro.

André Gomes disputa un balón ante Gameiro. / AFP / LLUIS GENE

La confesión de André Gomes ha vuelto a poner sobre la mesa las dificultades de algunos deportistas para responder a las exigencias de la alta competición. No es el del centrocampista portugués del FC Barcelona un caso aislado, ni el fútbol el único ámbito en que se produce este hecho. Ni mucho menos. Un estudio de la Federación Internacional de Futbolistas Profesionales, realizado entre 826 jugadores, ha revelado que más de un tercio de los futbolistas, en activo y retirados, admiten sufrir depresión y ansiedad. Al margen de los casos originados por lesiones frecuentes, la autoexigencia no satisfecha y la presión ambiental aparecen como las causas de una situación que, casi siempre, acostumbra a pasar desapercibida fuera del círculo del vestuario. De ahí que el camino para empezar a superar esa empinada barrera sea hacerla pública, como explicó André Gomes en la revista 'Panenka'.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero sería muy conveniente que estos deportistas tuvieran el acompañamiento de un especialista, es decir, de un psicólogo deportivo. Si un cuadro técnico de un club de primerísima fila cuenta con un dietista, por ejemplo, también debería incorporar a alguien que ayude a detectar y poner el remedio para afrontar estas dificultades. Problemas que, por ejemplo, tuvieron un final trágico con el portero alemán Robert Enke, un joven con graves trastornos depresivos que le llevaron al suicidio. Es un caso aislado pero revelador de la carga de estrés y ansiedad que puede suponer el fútbol de élite.

0 Comentarios
cargando