Ir a contenido

TRIBUNA

Manifestación de Societat Civil Catalana en Barcelona el pasado 8 de octubre

EFE / ALBERTO ESTEVEZ

18 de marzo: ahora más que nunca, 'seny'

José Rosiñol

El domingo podemos despertar de una pesadilla que nos ha desunido más que nunca

Los catalanes estamos ante una gran oportunidad, está en nuestras manos pasar página al 'prusés' independentista y acabar con ese cúmulo de falsedades y medias verdades que han nutrido la Gran Mentira de un proceso a ninguna parte. Podemos visualizar esa Catalunya abierta, diversa y plural, esa Catalunya que se esconde bajo el pesado manto de la propaganda y la manipulación, esa mayoría de catalanes que no queremos aventurismos ni rupturas, que sabemos que unidos somos más fuertes, que la nuestra es una democracia consolidada, que podemos y debemos mejorar muchas cosas, pero que eso no puede ni debe convertirse en la excusa, en el Caballo de Troya del populismo nacionalista ni de intereses espurios.

Societat Civil Catalana ha convocado para este domingo, 18 de marzo, a las 12.00 horas, una manifestación cívica que recorrerá desde la plaza de Colom hasta la estación de França y a la que están invitados a asistir todos los catalanes que apuestan por la convivencia, por el diálogo sincero dentro de la ley para superar nuestras diferencias. Todos aquellos ciudadanos que creen en la concordia, que ven en la diversidad un signo de salud democrática y no lo contrario, que se sienten cómodos sabiendo que las reglas del juego son iguales para todos, que entienden que reforzando nuestras instituciones reforzamos nuestra democracia. Invitamos, en definitiva a todos los catalanes que creen en la democracia.

El domingo podemos despertar de una pesadilla que nos ha desunido más que nunca, que ha puesto por encima del bien común el interés privado e ideológico, que ha concebido una Catalunya fuera de su espacio natural que es España y de su proyecto de futuro que es Europa, la Unión Europea, que ha puesto en riesgo la armonía social imponiendo una visión excluyente de la realidad. Una comunidad imaginada donde más de la mitad de los catalanes no existíamos o éramos considerados ciudadanos de segunda, donde una misma identidad era impuesta a todos los ciudadanos, donde la presión social osaba inmiscuirse en la sagrada esfera privada del individuo.

Este domingo Catalunya, el conjunto de España y el resto de Europa pueden visualizar una Catalunya donde cabemos todos, donde todos somos iguales ante la ley, en los derechos y en los deberes. Donde pueden convivir todas las identidades, todos los sentimientos, todos los seres y estares, todos los proyectos políticos a sabiendas de que todos estamos sujetos a un mismo marco jurídico. Donde nadie puede estar por encima, ni al margen de la ley.

Desde Societat Civil Catalana hacemos este llamamiento a la movilización festiva, abierta y plural para volver a reclamar algo tan nuestro como el 'seny', para que ese sentido común connatural a la ciudadanía permee en la clase política para que abandone --de una vez por todas-- sus derivas esencialistas, que solo nos acercan al precipicio de la incertidumbre, la inestabilidad y ahondan la fractura social. Este domingo son bienvenidos todos los demócratas, los que no somos independentistas y también aquellos que ahora ya son conscientes que el proceso independentista fue solo un canto de sirena diseñado para que unos pocos intentasen engañar a muchos durante mucho tiempo. Afortunadamente no lo han conseguido. El 'seny' catalán ha servido de parapeto y ahora debe servir de despertar.

José Rosiñol es el presidente de Societat Civil Catalana.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.