Ir a contenido

Editorial

El independentismo no aterriza en la realidad

El pacto entre JxCat y ERC olvida lo ocurrido durante el 'procés' y repite muchos de sus errores

Roger Torrent, Elsa Artadi y Eduard Pujol

Roger Torrent, Elsa Artadi y Eduard Pujol / JOAN CORTADELLAS


El documento que Junts per Catalunya y ERC han pactado y han trasladado a la CUP para que apoye la investidura de Jordi Sànchez -pendiente de la decisión del Tribunal Supremo- demuestra que el independentismo está lejos de asumir la realidad. Pese a que no se habla explícitamente de unilateralidad ni de independencia y se intenta contentar a los anticapitalistas sin caer en ilegalidades flagrantes, el pacto promueve la «construcción de la República» -una forma de Estado inexistente tras el fracaso de la DUI-, crea «instituciones en el exilio» y propone el inicio de un proceso constituyente que debería culminar con una nueva multiconsulta, de nuevo «con todas las garantías» y similar al 9-N del 2014. 

La «construcción de la República» se llevaría a cabo por tres vías: el Parlament y el Govern de Catalunya y el Espacio Libre del Exilio, cuya sola denominación insinúa que en Catalunya no hay libertad. De hecho, el documento subraya «la imposibilidad de expresarse con libertad en Catalunya».

Todo el edificio institucional del «exilio» -Asamblea de Representantes, Consell y Presidència de la República- es una construcción fantasmagórica que solo busca contentar a Carles Puigdemont e «internacionalizar» la causa independentista, como si este intento no hubiera ya fracasado. El proyecto, en fin, olvida lo ocurrido durante el ‘procés’ y repite muchos de sus errores, como prometer la Agència Tributaria catalana o resucitar el Diplocat.     

0 Comentarios
cargando