Ir a contenido

OPINIÓN

Cultura no profesional

Xavier Bru de Sala

La prioridad no debe pasar tanto por discutir sobre la necesidad de las políticas culturales como por dignificar y favorecer el asociacionismo

Demasiado nos hemos acostumbrado a entender la cultura como competencia exclusiva de la tribu culturalista, un colectivo en pugna permanente con los políticos y sus administraciones en busca de financiación y condiciones favorables. Producción y mercado. Creación y consumo. ¿Y el pueblo? A engordar las cifras de asistencia y las cuentas de resultados que alimentan la tribu aunque no le confieran sentido.

Oriol Cendra es uno de los que mejor comprenden y teorizan la cultura no profesional, la protagonizada por los propios usuarios, la que a partir del asociacionismo iniciado en el XIX ha constituido una columna de este país. Una columna menospreciada, como un estorbo, en la etapa autonómica que todavía se arrastra.

Si algo significa proceso constituyente, si el empoderamiento debe ir más allá de un concepto que maquille el poder despótico y solipsista, despótico por ilustrado en el caso de la cultura, la prioridad no debe pasar tanto por discutir sobre la necesidad o el absurdo de las políticas culturales como por dignificar y favorecer el asociacionismo. La interesante polémica entre Xavier Albertí en nombre de los equipamientos creativos y Joan Subirats, defensor de los valiosísimos principios del humanismo radical, quizás hoy algo abstractos, debería concluir desplazando la cultura no profesional desde la periferia hacia el centro. Canjear cotas de verticalidad por la asunción de horizontalidad.

Es vana pretensión coser la sociedad desde el Parlament sin favorecer los instrumentos que le faciliten coserse ella misma. Ni los que tocan la gralla son idiotas ni los que votan C's dejan de aspirar a levantar un país mejor. Lo que sí cosería es que, lejos de paternalismos, se organicen, expresen, aclaren y construyan nuevos vínculos sociales, nuevas formas de crear y de entenderse.

No desaprovechamos la ocasión. Ni a Oriol Cendra.

                                                                                              


 

0 Comentarios
cargando