Ir a contenido

tú y yo somos tres

Sito Miñanco (Javier Rey), en ’Fariña’ (A-3).

Del tabaco a la 'fariña' millonaria

Ferran Monegal

El secuestro, retiro o requisa por orden judicial del libro Fariña, del periodista Nacho Carretero, indudablemente ha beneficiado a la serie homónima que acaba de presentarnos A-3 TV, y que se emitirá completa más adelante. Pero sería injusto deducir que el éxito de audiencia obtenido (3,4 millones de espectadores) ha sido exclusivamente gracias a la prohibición del libro. Esta serie sobre los narcos gallegos, particularmente Manuel Charlín, Lourenzo Oubiña y Sito Miñanco, es una producción muy cuidada, muy efectiva, muy bien dibujado el clima de aquella Galicia en que los traficantes de tabaco comenzaron a pasarse al narcotráfico. Hay una escena memorable, la reunión de los capos en casa de Vicente Otero alias Terito, en donde, además de recaudar un par de millones por cabeza «para el partido de don Manuel Fraga Iribarne», algunos se atreven a plantear dejar el tabaco y pasarse al narco. Recuerda esta reunión aquella que ocurre en la película El padrino, cuando Don Corleone (Marlon Brando) se niega a las pretensiones de Don Marsini, de Philip Tataglia y de otros capos de la mafia estadounidense. Otro momento clave de este primer capitulo es cuando los entonces capos jóvenes, Sito Miñanco (Javier Rey) y su amigo Roque (Tamar Novas) se marchan a Colombia para introducirse en el gran epicentro del narcotráfico. Les recibe en su mansión José Nelson Matta Ballesteros, acaudalado lugarteniente de Pablo Escobar. Les enseña un polvo blanco. Sito y Roque no tienen ni idea de qué es aquella fariña tan codiciada. Matta les ilustra: «Es cocaína. No es una droga, ¡es una religión! Si ahora ganáis un millón por viaje, con esto ganaréis cien veces más». Así es como empezó, efectivamente, la utilización de parte de Galicia como puerta de entrada a Europa, del narcotráfico.

Al terminar la serie, A-3 TV nos ofreció un excelente programa de análisis, con relevantes testimonios como el de los exjueces Vázquez Taín y Baltasar Garzón, también la célebre madre coraje azote de los narcos Carmen Avendaño, y el excomisario de la Udyco Enrique León, además del autor del libro secuestrado, Nacho Carretero. La noche concluyó con un Equipo de investigación sobre la Ría de Arousa, entendida por los narcos como su piscina particular. Les ha salido una noche temática notable, valiosa, didáctica.