Ir a contenido

LA CLAVE

Un  grupo de jubilados protesta ante el Comgreso de los Diputados el pasado día 22.  

Triste récord

Olga Grau

El triple récord de Gobierno de España, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona sin presupuestos da la medida de la parálisis institucional que vive el país

El triste triple récord del Gobierno de España, la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona sin presupuestos da la medida de la parálisis institucional que vive el país. Para ser más exactos, en el caso de Catalunya no es que no haya cuentas, es que la institución está directamente intervenida por el 155 y vive con los presupuestos del 2017 prorrogados.

Además, si en el mejor de los casos el Govern se constituye con fórceps, como parece, la aprobación de las cuentas tampoco se alumbrará fácilmente. Sobre todo si los partidos soberanistas se empeñan en seguir luchando entre ellos para ver quién es el mejor defensor de las esencias soberanistas/independentistas con batallas intestinas y sin un proyecto de acción de gobierno conjunto. La situación ha impregnado también al consistorio barcelonés, donde la alcaldesa Ada Colau, en minoría tras romper con el PSC, no ha logrado el apoyo para poder aprobar los presupuestos cuando falta un año escasamente para las municipales.

Y la misma dificultad atraviesa el Gobierno del PP, quién igualmente compite con Ciudadanos para dilucidar quién es el más fiable garante de la unidad de España. Así, los presupuestos generales del Estado siguen sin aprobarse por dos efectos: el PNV no está dispuesto a evidenciar su apoyo al Ejecutivo con el 155 vigente y Ciudadanos ha optado por definitivamente alejarse del Gobierno de Mariano Rajoy tras la victoria electoral del partido naranja el pasado 21-D en Catalunya. 

¿Por qué son importantes los presupuestos? Porque son el instrumento más importante que tiene una administración para hacer políticas reales que lleguen a los ciudadanos por la vía de decidir cosas tan importantes como en qué se gasta, en qué se invierte y cómo deben ser los impuestos. La ausencia de cuentas permite cumplir el déficit, pero no gobernar para las personas en un momento de expansión económica. El PIB español creció un 3,1% en el 2017, mientras que el catalán obtuvo todavía un mejor desempeño con un incremento del 3,4%. ¿De qué le sirve a los ciudadanos que la economía se recupere si no se benefician de ello? Pues eso, de nada. 

0 Comentarios
cargando