Ir a contenido

LA CLAVE

La economía del futuro

Albert Sáez

A riesgo de caer en la novolatría, podemos decir que el Mobile World Congress (MWC) nos trae algo de lo que será el mundo del futuro, y por lo tanto, de la economía del futuro. Por encima de los gadgets y de las campañas publicitarias, lo cierto es que algunos elementos de esa futura economía empiezan a estar claros. Lo que hoy crea valor es la conectividad porque permite una mejor administración de nuestra atención y, por lo tanto, de nuestro tiempo que, finalmente, es nuestro bien más escaso. En segundo lugar, la confianza no nace hoy ni de la robustez ni del tamaño sino de la transparencia. Y, tercero, más importante que competir o financiar es cooperar. Eso se traduce en tres de las novedades que centran el MWC: el 5G significa más conectividad, el blockchain genera confianza a partir de la transparencia y el big data multiplica su potencia a partir de la cooperación. De manera que si usted tiene una idea para montar un negocio o quiere transformar el que tiene, debe hacerse estas tres preguntas: ¿Cómo afecta a su actividad la multiplicación de la conectividad de los usuarios? ¿En qué cadenas de blockchain tiene valor la información que gestiona? ¿De qué manera puede explotar sus datos? Poco tiene que ver el asunto con el último modelo de teléfono móvil.

Manuel Rivas empezó un magnífico reportaje sobre la margen izquierda de Bilbao en los años 80, cuando cerró la siderurgia, con una frase lapidaria: "Esto un día fue el futuro". Ciertamente, demasiado a menudo tenemos el futuro en las narices y no lo sabemos distinguir. A algunas autoridades -barcelonesas. catalanas y españolas- les pasa algo similar con el MWC: les pone el futuro en las narices y lo tapan con sus reminiscencias del pasado. Unos piensan que con los gritos van a lograr hacerse oír aún cuando no son mayoría. Y otros buscan cualquier oportunidad para el escarmiento. ¿Qué han hecho unos y otros por conquistar el futuro que les pone el MWC en la cara? Me temo que poco, muy poco. Otra oportunidad perdida

0 Comentarios
cargando