Ir a contenido

pantallas

El paraguas agregador

Mikel Lejarza

Panorama del sector: cada semana se estrenan nuevas series y programas de televisión; la oferta nunca ha sido tan variada, abundante y de calidad; las cadenas de antes, ahora son grupos; los canales nacionales compiten por todo el mundo con plataformas que ofrecen miles de horas de televisión para ser consumidas cuando el usuario quiera. En conclusión, el televidente que aspira a tenerlo todo y a estar conectado a lo último tiene que comprar un televisor conectado de 4K (pronto uno de 8K), un Apple TV, un 'chromecast', además de un buen móvil, una tableta y tener un contrato de altísima banda con una operadora para acceder a Netflix, Amazon, Filmin, HBO o Movistar+, cada uno de ellos con su correspondiente suscripción.

Puede parecer exagerado, excesivo, pero no lo es, y ya se aprecia en el horizonte lo nuevo en llegar con el objetivo de hacer más sencilla y cara la vida de los usuarios. Lo llaman la 'Superagregación'.

El pequeño comercio languidece mientras pasamos los fines de semana en centros comerciales con multitud de locales con todas las marcas

Cuando se trata de llenar la cesta de la compra, nuestros antepasados lo hacían comprando en diferentes tiendas especializadas. Había carnicerías, pescaderías, panaderías, aquellas tiendas que llamábamos de ultramarinos, tenían encanto, y conocíamos al dueño. Ahora vamos a un único centro que nos ofrece de todo, y que además se encuentra ubicado en un polígono industrial donde comparten espacio con empresas similares dedicadas a otra serie de productos. Sucede lo mismo con la vestimenta. El pequeño comercio languidece mientras pasamos los fines de semana en centros comerciales donde se incluyen multitud de locales que ofrecen todas las marcas.

Pues si esto sucede con algo tan importante en nuestra vida como el comer y el vestir, lógicamente pasará lo mismo en breve con lo que se refiere a una de nuestras actividades más frecuentes: la de ver contenido audiovisual en los televisores. Los llamados 'agregadores' actuarían como quioscos, y al igual que en estos se pueden encontrar todo tipo de prensa, en su versión digital se encontrarían unidas todas las ofertas audiovisuales.

Los supermercados digitales vendrían a plasmar en lo audiovisual la tendencia que en otros sectores es ya una práctica habitual.

El usuario, así, sólo tendría que fijar su cuota en función del uso que pretendiera, pero en un único pago con una única puerta de entrada. La prensa ya actúa en gran medida así. Estos 'superagregadores' pasarían de agrupar múltiples canales, como ahora las plataformas, a ofrecer servicios de vídeo de todo tipo, incluidos todos los canales y todas las plataformas. Estos supermercados digitales vendrían a plasmar en lo audiovisual la tendencia que en otros sectores es ya una práctica habitual. Se trata de adaptarse a un mercado saturado en el que los modelos de agregación y de distribución están cambiando con inusitada velocidad, al igual que lo hacen cada día los hábitos de consumo de los usuarios.

El objetivo pasaría por proporcionar una aplicación a modo de paraguas a través de la cual se puedan encontrar contenidas en diferentes aplicaciones, y así convertirse en la interfaz única del usuario al eliminar la necesidad de salir de una 'app' para entrar en otra cada vez que se quisiera cambiar de proveedor. Apple, Amazon, Facebook, Google, las grandes compañías telefónicas y pocos más, son quienes van a librar esta batalla por la gestión del hipermercado global de la comunicación.

0 Comentarios
cargando