Ir a contenido

¿Incapaces de pactar 'president' y Govern?

Joan Tapia

Los más contrarios al 155 parecen no tener urgencia en acabar el mandato de Rajoy

La comunicación oficiosa era que, pasadas al principio de esta semana las comparecencias ante el Tribunal Supremo, la negociación entre JxCat y ERC avanzaría con rapidez y que antes de que acabara febrero, o a principios de marzo, tendríamos 'president' y Govern.

Es de sentido común que Catalunya no puede continuar más tiempo paralizada y sin Gobierno. La economía mantuvo el ritmo en el cuarto trimestre porque el tirón de la industria exportadora compensó la caída del turismo y el menor ímpetu del comercio y la construcción. Pero Miquel Valls, el siempre prudente presidente de la Cambra, ya advirtió de que sin un Govern estable y con presupuestos, que hiciera recobrar la confianza, la economía perdería pulso.

En los dos principales grupos de la oposición -Cs y el PSC- hay alarma por la parálisis parlamentaria, ya que desde el 30 de enero -día en el que se suspendió el pleno convocado para investir a Carles Puigdemont- todo sigue igual. Por eso Inés Arrimadas, que ha tenido el realismo de no querer enredar con una investidura imposible, exige un pleno extraordinario para desbloquear la situación. Y Miquel Iceta ya ha presentado recurso de amparo al Tribunal Constitucional para que fije la fecha en la que empieza el plazo de dos meses para formar Gobierno o convocar nuevas elecciones.

Pero este jueves los indicios apuntaban a que a la mayoría secesionista sigue perezosa. Parece haber un principio de acuerdo para que Puigdemont quede como 'president' en Bruselas y se elija aquí a Jordi Sànchez, el segundo de la lista de JxCat y un independentista de prestigio. Pero Sànchez está en la cárcel, su investidura podría presentar problemas y retrasarse y, en todo caso, estaríamos con dos presidentes poco operativos: uno en el 'exilio' y otro encerrado.

¿Buen rollo?

Surge entonces el problema. ¿Quién sería el tercero al mando en Barcelona? JxCat quiere a Jordi Turull, pero ERC se cree con derecho al tercer cargo de la Generalitat. Este jueves JxCat acusaba a ERC de renunciar a cosas prioritarias y no descartaba "ninguna eventualidad" (¿nuevas elecciones?), mientras que Esquerra instaba a continuar las negociaciones y censuraba las amenazas. ¿Buen rollo? ¿Se han contagiado y creen que la negociación puede durar 560 días como pasó una vez en Bélgica?

Además, por las filtraciones no parece que vaya a surgir un Gobierno operativo, que pueda aprobar un presupuesto y "coser" el país como sensatamente pedía Roger Torrent. El nuevo Gobierno puede pensar lo que quiera -incluso fantasear, como Artur Mas acaba de reconocer que hacía el anterior-, pero debe gobernar pensando en el interés general, no solo en lo que supone que quiere el 47%. Y necesita un plan realista, no centrarse, como parece ser el sueño de los 'puigdemontistas', en defender la República fracasada e inexistente.

ERC afirma con decisión que quiere un Govern operativo ya. Bien. Marta Pascal, que la solución al conflicto catalán está en el marco del Estatut y la Constitución. Mejor. Pero los chicos y chicas de Puigdemont parece que prefieren discutir al amparo del 155. Peor.       

0 Comentarios
cargando