Ir a contenido

tú y yo somos tres

Masferrer y las benedictinas de Sant Daniel (El foraster, TV-3).

El curioso caso de la monja Mariàngels

Ferran Monegal

Después de más de 60 pueblos visitados y 30.000 kilómetros recorridos, Quim Masferrer (El foraster, TV-3) quería hacer un breve retiro, un sosiego para reflexionar, y se ha ido a pasar un par de días en la hostería del Monasterio benedictino de las monjas de Sant Daniel (Girona). Virtuosa iniciativa. Estamos de acuerdo, le hacía falta un retiro espiritual después de tan intensa actividad rupestre. Del Monasterio, lo que más ha impresionado a Masferrer ha sido el curiosísimo caso de la germana Mariàngels. A pesar de ser muy poquitas monjas las que viven en el monasterio, y además de ser un lugar de no muy grandes dimensiones, Mariàngels de pronto desaparece y no hay ni rastro de ella. No es que se ausente, o que abandone el convento. Sencillamente: la buscan y no la encuentran. Mariàngels se desplaza a tal velocidad, y con tanta discreción y delicadeza, que pasa inadvertida. Ni sombra hace cuando se mueve. Nadie la ve. Se anticipa siempre a los que la buscan. Toma antes que nadie la iniciativa del movimiento. Tiene la rarísima facultad de la ubicua ingravidez. ¡Ahh! Hombre, en vista de lo muy subyugado que ha quedado Masferrrer con la simpatiquísima germana Mariàngels, aconsejo que haga algún capítulo en Bruselas y en Ginebra. Allí hay criaturas que han demostrado una notable habilidad en el arte de la desubicación por sorpresa. Mejoran de largo la teletransportación que practicaba el actor Jeff Goldblum en la película La mosca.

PENSIONISTAS .- Toda la mañana han estado Antonio G. Ferreras (Al rojo vivo, La Sexta) y Javier Ruiz (Mañanas de Cuatro) ofreciéndonos en directo de las importantes manifestaciones de pensionistas en Madrid, en Barcelona, en Bilbao, en Valladolid... TVE-1, no. Otra vez a la gran televisión pública de España le ha entrado, toda la mañana, un ataque de ceguera. Otra vez su pavor a las conexiones en directo. En el Telediario de las 15.00 horas se han referido al tema. A esa hora ya les había dado tiempo de cocinar las grabaciones. Una de las primeras imágenes seleccionadas fue la de dos o tres ancianos intentando levantar a duras penas una valla de contención. Nos decían en TVE-1: «¡Han conseguido bloquear el acceso al Congreso! (..) ¡Han sobrepasado el cordón policial!». ¡Ah! Los ancianos pensionistas, ¡qué vandálicos, qué peligrosos!

0 Comentarios
cargando