Ir a contenido

Por favor, no más engaños

Enric Hernàndez

Mas ya reconoce los embustes del 'procés', pero Puigdemont pretende prolongar la falacia desde Waterloo

En su libro 'De héroes y traidores. Diez errores del 'procés'', de inminente aparición, Santi Vila desmenuza la reunión nocturna del 26 de octubre en la que Carles Puigdemont decidió convocar elecciones para evitar el 155. Contaba con el apoyo de Artur Mas, Marta Pascal y el propio Vila, pero también con la aquiescencia de Oriol Junqueras: "No compartimos la decisión, pero es tu prerrogativa y respetaremos que la ejerzas". 36 horas antes, reunidos a solas en la capilla de Sant Jordi del Palau de la Generalitat, Vila adelantó a Junqueras que, en caso de anticipo electoral, él encabezaría la lista del PDECat. Y le garantizó que si ERC ganaba las elecciones, como pronosticaban las encuestas, le prestaría su apoyo para ser investido 'president'. Solo le pedía una cosa a cambio: que los republicanos permitiesen a Puigdemont disolver el Parlament y llamar a los catalanes a las urnas.

El ejercicio memorialístico del dimisionario 'conseller' ha aflorado en un encuentro con el constitucionalista Francesc de Carreras, en el marco de los debates 'España plural, Catalunya plural' que organiza el periodista Miguel Ángel Aguilar. Desde aproximaciones muy dispares, más en cuanto al origen del conflicto catalán que respecto a sus posibles soluciones, ambos coinciden en que el independentismo debe afrontar un proceso de rectificación que lo redima de los graves errores cometidos. Rectificación que, necesariamente, debe pasar por la asunción del abismo que separa sus promesas ilusorias de la terca realidad. 

"EL ARGUMENTO SE INFLA"

En efecto, el abuso del relato político ha distorsionado la percepción que el independentismo tiene de sí mismo --se juzga mayoritario con el 47% de los votos--, lo que le ha llevado a sobrevalorar sus propias fuerzas y a subestimar las del Estado. Hasta Mas lo ha reconocido, refiriéndose a la DUI: "En política el argumento se exagera o se infla. ¿Es un engaño o una exageración? Puede llegar a serlo."

Las negociaciones entre JxCat y ERC siguen encalladas porque Puigdemont exige ejercer desde Waterloo funciones ejecutivas, como nombrar 'consellers' o convocar elecciones. Por favor, no más engaños.

0 Comentarios
cargando