Ir a contenido

Pequeño observatorio

Los robots repartidores de STO Express.

TECH CHINA

Un recuerdo del mundo nórdico

Josep Maria Espinàs

Estonia es el país más innovador del mundo en cuanto a la digitalización. Como dice una expresión popular catalana, "en el bote pequeño está la buena confitura"

Los diarios me proporcionan sorpresas a menudo. No me refiero a hechos trascendentales, ahora, sino a hechos o simples detalles que activan la memoria. He leído que Estonia es un estado digital. Tiene robots mensajeros, DNI virtuales y muchas y diversas innovaciones. A partir de los 15 años, los estonios llevan colgado en el cuello un dispositivo donde guardan todas las informaciones que son útiles para reconocer aspectos de su identidad personal. Vivimos en un mundo de podios más o menos secretos ... y conexiones compatibles con nuestros intereses.

Fue en Estonia -si no me equivoco de país nórdico- donde descubrí un sistema para conectar con desconocidos. El puente de una ciudad estaba lleno de papelitos, cada uno de los cuales era un brevísimo mensaje personal, más que para pedir contactos, pienso, para hacer constar "yo he estado aquí". Yo me lo pasé muy bien, en aquellos países del norte. El problema apareció pocos días después de haber vuelto a casa. Una gran fiebre me hizo perder el conocimiento. Por suerte, la doctora Pou diagnosticó "legionela". La exótica y terrible infección. Tardé días a recuperar los sentidos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Culpable de la agresión? Una minúscula bacteria infiltrado en el agua de la ducha. Pido excusas por esta referencia personal. Lo que es realmente interesante es lo que dice Gorosko, responsable de un inmenso campus de 45.000 metros cuadrados, que da soporte a muchas "start-up" en la capital de Estonia. Ahora es el país más innovador del mundo en cuanto a la digitalización. Una expresión popular catalana es ésta: "En el bote pequeño está la buena confitura".

Para complementar la sorpresa, leo en un diario que en Estonia se puede crear una empresa en 10 minutos desde cualquier punto conectado a internet, un mecanismo muy alejado de los obstáculos burocráticos que suelen castigar a los emprendedores en España. Catalunya también es un bote pequeño. ¿Dónde está la confitura?

Temas: Estonia