Ir a contenido

ECONOMÍA

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el conseller de Economia, Oriol Junqueras, en el Ministerio en marzo del 2016.

AGUSTÍN CATALÁN

La verdad sobre la balanza fiscal de Catalunya

Joaquim Vergés Jaime

Según el método o definición de balanza o saldo fiscal que se aplique, obtenemos resultados distintos

Dice un proverbio chino (seguramente apócrifo) que "si ves pasar ante tu puerta tres sabios economistas, no les pidas cuál es la verdad sobre aquello que te preocupa, porque recibirás como respuesta tres verdades diferentes".

Sobre la balanza (o déficit) fiscal de Catalunya hemos visto defendidas distintas cifras: desde 16.500 millones de euros (Junqueras), hasta 792 millones de euros (Borrell); pasando por 9.892 millones de euros, 8.800 millones de euros, 3.000 millones de euros (Borrell, citando a Mas-Colell) y 1.500 millones de euros. ¿Cómo se explican esas enormes discrepancias?

De entrada, son dos los cálculos oficiales de balanza o saldo fiscal que se publican: el del Ministerio de Hacienda para todas las Comunidades Autónomas (CCAA) y el de la Conselleria d'Economia de la Generalitat.

A su vez, el Ministerio da dos versiones: el saldo fiscal absoluto, o ‘al contado’, y el saldo fiscal relativo. El primero responde a la idea intuitiva de balanza fiscal: la diferencia entre los ingresos tributarios (impuestos y cotizaciones sociales) aportados al Estado desde cada CA, soportados por los residentes, y el gasto público del Estado que reciben, directa e indirectamente. Para el año 2014 (últimos datos disponibles), este saldo absoluto es deficitario (más aportación tributaria que gasto estatal recibido) para tres CCAA: Madrid, Catalunya y Baleares, y excedentario para el resto (País Vasco y Navarra incluidas). Concretamente, para Catalunya el déficit es de 4.046 millones de euros.

Y el saldo fiscal relativo -o ‘neutralizado’ según la coyuntura fiscal del Estado en el año en cuestión-, es para el caso de Catalunya de un déficit de 9.892 millones de euros, cifra que resulta de sumar a la inicial (4.046), la parte proporcional del déficit/endeudamiento estatal del año (5.846) .

Distintos métodos de cálculo, distintos resultados

La otra causa de diferencias es el método o definición de ‘balanza/saldo fiscal’ que se aplique. Las cifras del Ministerio responden al de ‘carga-beneficio’, y el otro es el de ‘flujo monetario’, que da cifras más altas de déficit porque considera como gasto del Estado en una CA solo el que este hace directamente en el territorio de la CA. Los informes de la Generalitat dan preferencia a este segundo método, aunque también aplica el otro, lo que permite hacer comparaciones.

En resumen: con el método de carga-beneficio, el déficit fiscal absoluto según el Ministerio es de 4.046 millones de euros (un 2,1% sobre el PIB catalán) y, según la Generalitat (que no considera ciertos gastos estatales centrales al calcular la parte de estos asignable a Catalunya), de 6.144 millones de euros (el 3,1 %). Y el déficit relativo (o neutralizado), de 9.892 millones de euros y de 11.590 millones de euros, respectivamente (5% - 5,9 %). Y con el método del flujo monetario la Generalitat obtiene: déficit absoluto, 11.068 millones de euros y ajustado (relativo), 16.570 millones de euros (5,6% - 8,4%).

La cuestión es: ¿con cuál de las seis cifras anteriores de 2014 nos tendríamos que quedar? Depende de si hablamos de un año concreto o de la media para los últimos años, o bien de la pregunta que queramos contestar. Si la pregunta es ¿cuál fue en el año 2014 la contribución  efectiva, ‘al contado’, de Catalunya a la solidaridad interterritorial en España?, entonces la respuesta sería: entre 4.046 y 6.144 millones de euros.

¿Es este año significativo del periodo histórico reciente? No propiamente. Las finanzas públicas españolas no han recuperado todavía el equilibrio de antes de la crisis, y menos todavía en el 2014. ¿Cuál sería, pues, la cifra representativa para los últimos 10-12 años? La mejor aproximación sería entonces el saldo fiscal neutralizado por la coyuntura tributaria favorable o desfavorable: entre 9.892 y 11.590 millones de euros.

Y si la pregunta implícita es ¿de cuántos recursos más hubiera dispuesto Catalunya en el 2014 como estado independiente (y sin boicots comerciales)?, la cifra de partida sería la de 11.068 millones de euros. Pero, en tal caso, también habría tenido un mayor gasto, el de sus propios servicios centrales como Estado. Una estimación de este gasto sería lo que el informe de la Generalitat considera como parte asignable a Catalunya de los gastos centrales del Estado: 4.924 millones de euros, con lo que el incremento neto de recursos habría quedado en los  6.144 millones de euros. 

¿Y que hay de los tan repetidos 16.500 millones? No tienen propiamente un significado real. Resultan de sumar a los anteriores 11.068 millones la parte proporcional del déficit/endeudamiento estatal del 2014 (unos 5.500 millones de euros), que es como suponer que, simultáneamente, Catalunya incrementase su recaudación tributaria en esa cifra para después pagar el mismo importe al Estado español como amortización de la parte asumida de su endeudamiento.