Ir a contenido

EL LENGUAJE Y LA PERCEPCIÓN DEL MUNDO

Dime cómo hablas y te diré qué piensas

Dime cómo hablas y te diré qué piensas

Eva Anduiza

El uso de términos neutrales o expresiones inclusivas contribuye a definir cómo nos situamos respecto a la igualdad de género

Habría mucho que decir sobre el revuelo generado por el uso la expresión "portavoza" hace unos días. ¿Es una exageración que nos despista de los verdaderos problemas que tenemos? ¿O es una reacción indicadora de una hipersensibilidad que solo se despierta en algunos momentos muy concretos? Por ejemplo, cuando se intenta adaptar el uso del lenguaje para que no sea visiblemente discriminatorio. Es algo que, incluso dentro de la corrección gramatical (no digamos fuera como en este caso), levanta inmediatamente sarpullidos y produce grandes aspavientos. Se estigmatiza con uno de esos términos tan negativamente connotados: es la tontería de lo políticamente correcto. No queremos ser políticamente correctos porque serlo nos hace menos auténticos. Menos auténticamente machistas, habría que precisar.

Pero no son las palabras de Montero, ni la reacción posterior, lo que me ocupa aquí. La cuestión que me interesa es si esto del uso del lenguaje tiene consecuencias relevantes en otros aspectos, tal y como argumentan las personas que defienden la corrección política en el uso del lenguaje. Al hablar de niños y niñas, hacemos visibles a las niñas. Al hablar solo de niños, por mucho que el masculino sea genérico, ellas no son tan visibles. Esto parece evidente, aunque a la RAE estos desdoblamientos le parezcan innecesarios y artificiosos. Pero ¿y si los efectos del lenguaje fueran más allá? ¿Y si el lenguaje, y la medida en la que este se pueda usar sin hacer referencia al género pudiera afectar a nuestra visión del mundo y, en concreto, a nuestras actitudes sobre la igualdad de género? 

Usar un idioma con pocas distinciones de género aumenta la probabilidad de estar de acuerdo con que las mujeres sean líderes políticos (ay, ¡el género!)

Sin géneros

Dos investigadores (Efrén Pérez y Margit Tavitsse han hecho esta pregunta, aprovechando que hay idiomas en el mundo (por ejemplo, el estonio) en los que no existen los géneros, es decir, los sustantivos y los pronombres no están asociados a un género masculino ni femenino. Según el World Atlas of Languages Structures Online, el castellano está en el grupo de los 18 idiomas de un total de 378 con mayor intensidad en la distinción de género (medido a través de los pronombres). Hay 254 lenguas que no hacen ninguna distinción por género.

Pues bien, parece ser que el hecho de usar un idioma sin distinción de género hace a la gente más favorable a la igualdad de género. Pérez y Tavits lo comprueban de dos maneras. Por un lado, en un par de sencillos experimentos realizados en Estonia sobre una muestra de ciudadanos bilingües, se observa que el mero hecho de entrevistar a la persona en estonio frente a hacerlo en ruso (que distingue géneros), produce diferencias significativas. Las personas entrevistadas en estonio (que, salvo en el idioma de la entrevista, no se distinguen en nada de las entrevistadas en ruso) son menos dadas a mostrar visiones estereotipadas de hombres y mujeres, y son más favorables a los permisos de paternidad, a que una mujer sea ministra de defensa, y en general a la presencia de mujeres en política. Lo curioso es que, además, el idioma no afecta a otras actitudes no relacionadas con la cuestión de la igualdad de género.

Por otro lado, usando datos de la Encuesta Mundial de Valores procedentes de varias decenas de países observan que el hecho de usar habitualmente un idioma con pocas distinciones de género (y manteniendo igual todo lo demás) aumenta la probabilidad de estar de acuerdo con que las mujeres sean líderes políticos (ay, ¡el género!), que vayan a la universidad, y que trabajen en empleos remunerados aunque haya un nivel de desempleo elevado. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La percepción del mundo

Lo que estos estudios demuestran es que los idiomas, y por extensión cómo utilizamos el lenguaje, inciden sobre la manera que la que percibimos cómo debería ser el mundo. Por ello, el uso de términos neutrales o expresiones inclusivas no puede considerarse únicamente como una mera cuestión estética, políticamente correcta, o como la consecuencia de posiciones ideológicas comprometidas con la igualdad. Va mucho más allá:  contribuye a definir cómo nos situamos con respecto a la igualdad de género.

Así que la próxima vez que pueda elegir entre un masculino genérico y un término neutral, o entre un masculino genérico y una expresión más inclusiva, sepa que la decisión forma parte de los factores que condicionan sus propias actitudes hacia la igualdad.

0 Comentarios
cargando