Ir a contenido

ANÁLISIS

Irene Montero, durante la sesión de control al Gobierno del 7 de febrero.

Anna sí es portavoz

Mónica Marchante

De la retirada de las paragüeras de la F-1 al tropezón lingüístico de Irene Montero

Primero fue la decisión de la Formula 1 de retirar a sus paragüeras del 'paddock' ampliamente discutida en medios y foros. Mujeres contra otras mujeres defendiendo su “libertad” de trabajar como objeto decorativo. Después vinieron los Premios Goya más masculinos que nunca y el “zasca” de Leticia Dolera a los presentadores (hombres) de la gala. Le siguió la aberración lingüística de Irene Montero llamando 'portavoza' a su portavoz en un presunto intento de dar visibilidad a las mujeres.

Y cuando la semana solo daba para echarse a llorar, aparece ella, Anna Muzychuk en las páginas de 'El Periódico', para volver a creer en las mujeres que hacen, que renuncian, que avanzan, para que otras mujeres, quién sabe, algún día, estén en el mismo escalón que los hombres.

Anna, una ucraniana de Lviv campeona del mundo de ajedrez rápido y relámpago, explica cómo renunció a defender el título en Riad, porque en Arabia Saudí las mujeres son “criaturas de segunda”. Dejó de percibir una jugosa cantidad que equivale a lo que reúne en los torneos de doce meses. Unos 150.000 euros. Mucho dinero frente a mucha dignidad.

Un gesto incomparable, valiente y efectivo

Su gesto es incomparable, valiente, y efectivo. La mitad de compañeros que iban a participar en el torneo siguieron a la ucraniana y no viajaron a Riad. Conviene recordar, por ejemplo, que en Arabia Saudí se ha levantado solo hace unos meses la prohibición a las mujeres para acceder a los estadios de fútbol, y hasta el próximo mes de junio no podrán conducir vehículos.

En España los hitos los están marcando las deportistas. Como otra Anna. El Montakit Fuenlabrada acude por primera vez como cabeza de serie a la Copa del Rey que se disputa la semana próxima en Gran Canaria. Y junto a su entrenador, el argentino Néstor García, estará Anna Montañana, ex jugadora internacional española que se convierte en la primera entrenadora (ayudante) en la Liga Endesa.

Deporte igual para hombres y mujeres

Anna tiene gran experiencia como exjugadora de alto nivel, fue bronce en el Mundial, plata y bronce dos veces en el Europeo, más diploma olímpico. El Valencia Basket la tenía en su  estructura. Su incorporación como entrenadora me ha hecho recordar una frase que le he escuchado esta misma semana al gran Lucas Mondelo: “Soy entrenador de baloncesto, no entrenador de baloncesto femenino. El baloncesto es el mismo para hombres y mujeres”.

Citaré al seleccionador la próxima vez que me llamen para una tertulia de “mujeres periodistas deportivas femeninas”. Porque alguno sigue llamando, sí. ¡Como si en el periodismo deportivo hubiera categorías por género! Las mujeres necesitamos menos “portavozas” y más portavoces como Anna que actúen, que den pasos para la igualdad real, salarial y no de 'marketing'.

Como Carrie Gracie, que mostró al mundo la discriminación salarial machista de la BBC renunciando a su corresponsalía en China. renunciar para avanzar, queridas paragüeras.

0 Comentarios
cargando