Ir a contenido

Editorial

Azafatas y sexismo

La supresión de las azafatas en la F-1 es un buen paso contra los clichés machistas no solo en el mundo del deporte

Valentino Rossi y Toni Elias rocían a una azafata con champán en el podio de Brno, en el 2009.

Valentino Rossi y Toni Elias rocían a una azafata con champán en el podio de Brno, en el 2009. / REUTERS / PETR JOSEK


La reciente decisión de la organización de la Fórmula 1 de suprimir la presencia de azafatas en la parrilla de salida – las 'grid-girls' – es un paso más, e importante, en la lucha contra un tipo de discriminación que es muy visible y notoria y con una gran repercusión mundial. A partir de aquí, entidades como el Institut Català de les Dones (ICD) o personalidades del entorno feminista, han reclamado que la presencia de mujeres como adorno sea proscrita de los acontecimientos deportivos en general. La reciente acta de infracción muy grave de la Inspecció de Treball contra las empresas que contrataron azafatas en el último Trofeo Godó de tenis pone el énfasis en la discriminación por razón de sexo y en unas precarias condiciones laborales que atentaron contra su salud. Pero también incide en el problema de fondo: la utilización del cuerpo como método de atracción. Y esta es una situación que no se da solo en el mundo del deporte: la presencia de azafatas en actos públicos, congresos, etcétera, que están allí para ser vistas no como protagonistas valoradas por su esfuerzo, sino como trofeo, florero, descanso del guerrero o generadoras del apetito masculino. 

Se han dado casos, en los últimos tiempos, que vienen a corroborar la necesidad de abandonar unos clichés que, por desgracia, son harto frecuentes. Una cena de ejecutivos en Londres con azafatas que sufrieron abusos fue un escándalo mundial, y contribuyó a dar fuerza a las voces que denuncian este tipo de cosificación del cuerpo de la mujer, dentro de movimientos más amplios en favor de la igualdad como el 'Me Too'. La buena noticia es que donde no hace mucho no extrañaba ver a chicas jóvenes medio desnudas en congresos, ferias y promociones ahora se imponen códigos de vestimenta, paridad en el trabajo de asistentes y, en general , una preocupación generalizadapor los problemas reputacionales que puede suponer el sexismo.

El Mobile World Congress, por ejemplo, veta que las marcas obliguen a las azafatas a lucir un atuendo denigrante para ellas. Sin duda un ejemplo a seguir, como  algunos casos en el ciclismo: en 'la Volta' subieron al pódio un 'hereu' y una 'pubilla', una paridad que también se dio en 'la Vuelta', sin besos en la mejilla y sin ostentación. La presión social y la actuación de las entidades públicas deben prevalecer sobre el espíritu comercial y sexista
 

0 Comentarios
cargando