Ir a contenido

intangibles

El bus eléctrico BYD K9 en plaza de Espanya.

RICARD CUGAT

Vehículos eléctricos y modelo energético

Berta Fauró

Antes de todo habrá que abrir el debate sobre el papel de las fuentes renovables en la nueva movilidad

Todo el mundo tiene claro ya que el vehículo eléctrico formará parte de la cotidianidad de nuestras ciudades y que muchas ya han anunciado que toda su flota de vehículos de transporte público será eléctrica. Este es el caso de Barcelona, donde la alcaldesa Ada Colau se ha reafirmado públicamente en el compromiso de comprar sólo autobuses eléctricos a partir del 2025. Ahora bien, este consenso sobre la necesidad de apostar por la energía eléctrica como principal motor de la movilidad en Europa no es el mismo cuando se trata de plantear qué modelo de red de suministros tendrá que alimentar esta nueva realidad.

Hoy, en Londres Ámsterdam ya tienen problemas con la potencia necesaria para cargar todo el transporte público. Lo mismo ocurrirá en Barcelona a partir del 2025 si se cumple el compromiso municipal. Cuando toda la flota de TMB sea eléctrica, se necesitarán unos 400.000 KW/día, que si se tienen que cargar sólo durante la noche (8 horas) son unos 50.000 KW/hora. En este sentido, los expertos auguran que el cambio de modelo incluirá tener que cargar el coche en casa con nuestros propios paneles solares. No será recomendable salir de casa e ir a buscar un punto de carga rápida, dado que éstos serán sólo para emergencias.

A este cambio de hábitos también se le añade la voluntad de que la apuesta por el vehículo eléctrico vaya acompañada del suministro, casi exclusivo, de energías renovables para su funcionamiento, ya llamado 'Smart Charging'. Está claro que las renovables no son controlables, es decir, no siempre hace sol y viento cuando se necesita electricidad. El objetivo del 'Smart Charging' es aprovechar el momento de carga del coche cuando la energía sea con más fuentes renovables, y más económica.

Los más optimistas apuntan al hecho de que el sol es el petróleo de España y que, en un futuro, durante las horas centrales del día la energía en España será gratis, puesto que habrá un excedente que incluso se podrá vender a los países nórdicos. De media, el consumo diario de un vehículo eléctrico es de 10 KW/hora, y son suficientes tres horas de carga lenta en casa para cargarlo al 100%. En este caso entonces, si el coche está aparcado durante 12 horas, el sistema 'Smart Charging' tendrá que escoger las tres horas con más renovables para cargarlo.

Antes, no obstante, será necesario un debate a fondo para aclarar cómo se puede vincular plenamente vehículo eléctrico y energía renovable. Barcelona ya participa a través de la Cámara de Comercio en el proyecto europeo “Electric Vehicles for City Renewable Energy Supply”, financiado por el programa Interreg Europe, que tiene por objetivo el intercambio de buenas prácticas entre regiones europeas para desarrollar y mejorar políticas de soporte a la integración de la movilidad eléctrica, las redes inteligentes y las energías renovables. Para llegar lejos hay que dar el primer paso.

0 Comentarios
cargando