Ir a contenido

AL CONTRATAQUE

Jordi Évole, junto a Xebat, un combatiente kurdo, en Raqqa.

ALBA SOTORRA

Cartas que no querrías recibir

Jordi Évole

El viernes recibí noticias de Alberto: Xebat, un joven combatiente kurdo al que conocí en Raqqa murió hace dos días mientras desactivaba una mina del Estado Islámico

En octubre estuvimos en Raqqa, viviendo sobre el terreno los últimos días que la ciudad siria estuvo bajo el dominio del Estado Islámico. En ese viaje nos impresionaron las mujeres kurdas que luchaban en primera línea contra Estado Islámico. O Alberto, el pacifista español que aseguraba que ahora su lugar estaba allí, en el frente. Tampoco olvidaremos a Xebat, un joven combatiente kurdo que no nos dejó ni a sol ni a sombra, con el único objetivo de protegernos para que no nos pasase nada. Sin él, nuestro trabajo hubiese sido imposible.

El viernes recibí esta carta de Alberto. La he reproducido porque creo que nadie mejor que él puede explicar lo que sigue sucediendo allí, mientras por aquí seguimos (y seguiremos) a lo nuestro. 

Allí sigue sucediendo

"Hola Jordi,

¿Cómo estás? Al final nunca te escribí, pero hoy necesito hablarte sobre Xebat. No se si recuerdas al compañero Xebat, aquel chico de Kobanê siempre sonriente que nos acompañó en Raqqa. A partir de ahí, él y yo entablamos una gran amistad y desde que me pasé a lo civil siempre he querido volver a verle. Lamentablemente murió hace dos días mientras desactivaba una mina de Daesh en Raqqa para permitir el retorno de los desplazados y la reconstrucción de la ciudad. Perdona que te escriba para dar malas noticias, pero tenía que compartirlo, Raqqa y Daesh han dejado de ser noticia pero la gente sigue luchando (con armas y sin ellas), y no se qué hacer para que no olvidemos a gente cómo Xebat. Intento empezar por dar la noticia a todos los que le conocieron. 

Precisamente volví a Raqqa junto a Xebat para filmar un corto con las familias que regresan a sus hogares. Pero de momento todo se ha detenido. Mientras gente como Xebat seguía combatiendo y muriendo en la lucha contra Daesh, el régimen turco ha decidido invadir Rojava junto a grupos como Al-Qaeda de Siria (Hay'at Tahrir al-Sham) empleando una brutalidad insólita. El segundo ejército más grande de la OTAN está atacando Afrín, la región más pacífica de Siria y más pequeña que Madrid donde casi la mitad de la población son desplazados internos. Y en los últimos días Daesh ha vuelto a la carga gracias al respiro que le está dando Turquía...

Todo eran elogios a la lucha de los kurdos contra Daesh, pero de la noche a la mañana la comunidad internacional les ha abandonado y no se atreve a detener a Erdogan. Como dice la frase cansina de los kurdos, 'no tenemos más amigos que las montañas'. Me gustaría hablarte en términos geopolíticos porque la situación de Siria es muy compleja pero ahora realmente solo quería hablarte de mi amigo Xebat. Tuvimos la suerte de conocerle y por desgracia no es el primero ni será el último en morir en esta puta guerra. Él luchó en Kobanê y tras Raqqa solo quería irse a su pueblo a descansar, escuchar música y estar con la familia. Pero yo sé que habría cambiado todo eso una vez más por ir a defender a su gente en Afrín. Te mando un abrazo y espero que podamos charlar tranquilamente sobre más cosas en otro contexto".

0 Comentarios
cargando