Ir a contenido

OPINIÓN

El 'Costa Concordia' de Zidane y Florentino

Mónica Marchante

Al técnico marsellés le llega el agua al cuello mientras un nubarrón parisino amenaza con hundirle para siempre

El descalabro del Real Madrid frente al Leganés me ha hecho recordar esta semana al 'Costa Concordia' estrellándose contra la isla del Giglio. No porque Zidane me recuerde al inefable Schettino huyendo del barco en pleno naufragio, sino por el estruendo de la catástrofe y porque la frase "¡Vada a bordo, cazzo!" (¡Vuelva a bordo, cojones!) que gritó hace ahora seis años el comandante De Falco a Schettino, le viene al pelo a este Madrid, tocado y casi hundido, a falta de un salvamento 'in extremis' nadando en la playa del PSG.

¿Quién podría ser el comandante De Falco en la nave blanca? No se divisa héroe semejante en el horizonte del Bernabeu. A Zidane se le ve muy tocado anímicamente y encallado en su particular roca. Defiende a muerte a su plantilla porque como futbolista que fue sabe bien de quién depende. Se autoproclama culpable pero no admite en qué ha fallado. Y el equipo toca fondo justo cuando el club ha tenido que recular en el fichaje de Kepa, desde la sala de prensa por el propio Zizou.

¡Ay, Florentino! ¿Cómo arreglar este naufragio? ¿Cómo explicar que el 'Gran Zizou', a quien la propaganda quiso comparar con Guardiola hace solo unos meses, haya permitido semejante vía de agua en el trasatlántico que surcaba plácido los mares en agosto?

¿Es Zidane el único responsable del caos? ¿Es que nadie vio acercarse la nave directa a las rocas tras los sudores para eliminar al Numancia y el apurado 0-1 de la ida en Butarque?

¿Qué hacía Bale en casa con un resultado tan justo? Nunca pensó el técnico francés que la eficacia de la unidad B de esta temporada nada tiene que ver con la del año pasado? ¿Cómo puede ser que en 34 minutos el Madrid de Ramos, Asensio, Benzema o Lucas Vázquez no sea capaz de hacerle un gol al Leganés, jugándose seguir en la competición? Errores de técnico inexperto, que con sus Champions y todo, es lo que Zidane aún es.

El primer admirador de la BBC

El Madrid ha navegado los dos años de Zizou con el viento a favor de una gran plantilla en la mejor edad. Jugadores que abrazaron al francés con la ilusión con la que se recibe a un ídolo. Se convirtió en uno más. Fue el primer admirador de la BBC. Y encima daba la mejor imagen en sala de prensa y todo salía bien. Administró los minutos de Cristiano. El portugués le devolvió sus mejores tardes. La foto era perfecta.

Hasta que empezó a soplar tramontana y se abrieron grietas en el barco. Se le había olvidado al capitán la puesta a punto del casco, absorto como estaba en admirar su obra.

Se dice que ningún mar en calma hizo experto a un marinero. Al marsellés Zidane le llega el agua al cuello mientras un nubarrón parisino amenaza con hundirle para siempre. Vuelva a bordo y reflote la nave, o el comandante Florentino no le perdonará su irresponsabilidad. Como a Schettino.

0 Comentarios
cargando