Ir a contenido

Dos miradas

Resulta que lucir la marca de los pezones también está de moda. Algunas, como reivindicación feminista (esto sí que es la rueda del hámster). Otras, atención, sí, porque es sexy

Leo un titular en un diario deportivo: «La foto del descuido sexy de Victoria Beckham que está dando mucho que hablar». Y ese «descuido sexy», atención a las dos palabras, es la marca de sus pezones en un vestido. Bien, ya sabemos, todos tenemos pezones. También sabemos que si a un hombre se le marcan en la camisa no daría ni para un breve. Y que el frío suele ser el factor determinante para endurecerlos en plena calle. ¿Puede ser que el tema aún dé para una noticia e, incluso, para estas líneas?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

No lo tengo muy claro, pero no puedo evitar mirar en internet cómo cotiza el tema de los pezones. Vaya, resulta que hay una infinidad de artilugios para disimularlos si no quieres llevar sostenes. Pegatinas autoadhesivas reutilizables, desechables, con cara de gatito… No es una oferta marginal, grandes marcas las venden… Así que parece que los pezones se tienen que tapar. ¿Por qué? Está claro, si se marcan es que no llevas sujetadores. Y si no llevas… ¿Qué? ¿Cómo seguimos la frase sin que nos invada el tufillo a ranciedad machista?

Pero, un momento, sigo leyendo sobre el tema. Resulta que lucir la marca de los pezones también está de moda. Algunas, como una reivindicación feminista (esto sí que es la rueda del hámster). Otras, atención, sí, porque es sexy. Lo último, pegatinas que simulan un pezón erecto. En fin, no sé si tanta estupidez pezonil me recuerda a mi adolescencia o si me hace sentir infinitamente más vieja.

0 Comentarios
cargando