Ir a contenido

Ventana de socorro

Sueños ricos, sueños pobres

Ángeles González-Sinde

La desigualdad hace peor la vida de todos, también de los que tienen, tenemos mucho

Le dije que había dormido fatal, que había tenido una horrible pesadilla en la que mi gata enfermaba y teníamos que hacerle la eutanasia. Me dijo que qué afortunada era si la mayor de mis preocupaciones era mi anciana gata. Le contesté que no escogemos lo que nos desvela, que el subconsciente elige por su cuenta como serán nuestras noches. Repuso que claro que elegimos o, mejor dicho, la sociedad decide por nosotros: los pobres sueñan unas cosas, los ricos podemos permitirnos otras.

Entonces me acordé de una fantasía que tenía a menudo de cría. Me gustaba imaginar a mi lado una niña igual a mí. No un alter ego, una niña como yo, que vivía mis mismas circunstancias. Ni más pobre, ni más rica, ni más lista, ni más tonta. Igual. Juntas nos enfrentábamos a los padres, a las dificultades de la escuela, a los otros niños cuando no eran tan simpáticos, a la incertidumbre. Aquella niña igual me permitía un enorme descanso emocional. Ya no tenía que cargar con mis limitaciones sola, podíamos repartir el peso entre las dos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Todavía conservo ese anhelo, por eso sé que sentiré angustia y tristeza al leer el informe de la desigualdad de Oxfam Intermón. No concibo que nadie quiera vivir en una sociedad donde hay exclusión. La desigualdad hace peor la vida de todos, también de los que tienen, tenemos mucho. Aunque solo fuera por egoísmo, para poder vivir una vida más tranquila entre compatriotas incluidos y satisfechos, a todos nos conviene que no haya desigualdades en España. En eso consistía el Estado del bienestar.

Pero parece que se nos ha olvidado y solo nos frotamos las manos pensando que podremos ir de compras y cerrando los ojos a los que se quedan por el camino. Somos cómplices de un sistema económico atroz que supuestamente supera la crisis, pero deja sueldos miserables y cada vez más pobres sin posibilidades de salir del hoyo. Papeletas para que te vaya mal en la vida hay muchas, nadie se libra. Toca exigir leyes para que la igualdad deje de ser una fantasía y se vuelva real. 

Temas: Igualdad Pobreza

0 Comentarios
cargando