Ir a contenido

La red ferroviaria del área metropolitana

Los prejuicios en política no son buenos

Los prejuicios en política no son buenos

Juan Bravo

El proyecto de integración del tren en L'Hospitalet de Llobregat sorprenderá por su ambición y soluciones técnicas

Los prejuicios en política no son buenos. Este periódico realizaba esta semana un repaso a los compromisos del Ministerio de Fomento con la transformación urbana que permiten los proyectos de soterramiento del tren en algunos municipios de Catalunya, y en consecuencia, con la mejora de la calidad de vida de sus vecinos. Todos ellos son proyectos que perdurarán en el tiempo y que han sido trabajados de forma conjunta y leal durante los últimos meses, bajo la dirección del ministro Íñigo de la Serna, con los responsables de cada uno de estos municipios, con el único fin de conseguir el mejor proyecto posible para los ciudadanos.

Por eso leí con sorpresa el artículo de la alcaldesa de L’Hospitalet de Llobregat, Núria Marín. Sorpresa, salvo que estuviera escrito hace mucho tiempo atrás. Un tiempo en el que la crisis obligó a todas las administraciones públicas a reconducir y aplazar sus políticas y proyectos de inversión para evitar males mayores como los que han tenido que atravesar otros países. Pero gracias al esfuerzo de todas las administraciones y de la gestión económica del Gobierno, ese proceso ha sido revertido y hoy podemos abordar proyectos necesarios mediante la fundamental mejora de los servicios públicos. 

Proyectos que estaban en el cajón

En política solo se debe estar si se tiene la voluntad para esa mejora, para transformar la realidad con un trabajo intenso y la experiencia y saber hacer de los mejores profesionales de las administraciones públicas, y dotar así de más y mejores servicios a los vecinos de cada ayuntamiento. Y eso estamos haciendo en Adif.

Como decía, hace meses que trabajamos codo con codo con muchos ayuntamientos de España para poner al día proyectos que llevaban en el cajón demasiado tiempo. Y la colaboración con los municipios catalanes es un ejemplo de que esta cooperación al margen de distancias o coincidencias políticas tiene frutos que redundan solo en los ciudadanos.

En Adif entendemos que solo con la participación de todos podemos avanzar y sacar adelante los mejores proyectos. Por eso con la alcaldesa Laura Campos y su equipo del Ayuntamiento de Montcada, y escuchando a la plataforma prosoterramiento, hemos avanzado tanto en tan poco tiempo. Hoy ya tenemos adjudicado el proyecto de soterramiento tan necesario para sus vecinos. 

En Sant Feliu, el miércoles, presentamos el proyecto de soterramiento que también llevaba muchos años de retraso, con un cronograma que hará posible que el año próximo estén adjudicadas las obras, otro ejemplo de leal colaboración del equipo municipal con Adif y el Ministerio de Fomento. La prueba del algodón de que no acudimos con palabras o anuncios sino con el trabajo hecho y con realidades, en palabras del alcalde Jordi San José.

Encontrar la mejor solución

Y en L’Hospitalet de Llobregat... ¿qué? La complejidad de los problemas de integración de ferrocarril son allí de mucho mayor calado, todos lo sabemos. A lo largo de estos meses los ingenieros de Adif, con el apoyo de los técnicos municipales y de la propia Generalitat, han dedicado muchas horas a encontrar la solución mejor, con toda la ambición posible, para superar los problemas que provoca el ferrocarril en la ciudad, y lo han logrado incorporando una solución que aumentará la capacidad del servicio de Rodalies para el área metropolitana de Barcelona. Porque recuerdo que el Ministerio de Fomento tiene por objeto no solo mejorar las integraciones urbanas del ferrocarril sino mejorar también Rodalies, para lo que cuenta con un plan muy concreto de casi 4.000 millones y cuyas primeras actuaciones redundan ya en un mejor servicio. Así, en el 2017 se han suprimido importantes limitaciones de velocidad en la C3, C4 y C15 y se ha procedido a la renovación de carril y traviesas en múltiples tramos, lo que permite mayor fiabilidad y confort de las líneas.

En los próximos días el proyecto que presentará el ministro Íñigo de la Serna con la alcaldesa de L’Hospitalet sorprenderá por su ambición y dejará en evidencia proyectos anteriores que, por diversas razones, carecieran de la aspiración y de la óptima solución técnica que tendrá este.

Nadie gana desde el enfrentamiento y el reproche, los ciudadanos nos exigen con toda la razón trabajo en común, al margen de posiciones de partido, con el apoyo de los profesionales de cada administración que deben recuperar el protagonismo que a veces ha quedado relegado. Solo así se avanza y se progresa. Los prejuicios en política no son buenos. Y con el trabajo diario que estamos llevando a cabo de la mano de Íñigo de la Serna este último año, habrá un antes y un después en muchos municipios españoles, y entre ellos, en Montcada, Sant Feliu y L’Hospitalet de Llobregat... ¡y sus alcaldes lo saben! 

0 Comentarios
cargando