Ir a contenido

EDITORIAL

La desigualdad en Barcelona

Que la tendencia a ampliar la brecha entre los barrios se haya suavizado es una buena noticia, pero es imperativo seguir trabajando en lograr una ciudad más equitativa

zentauroepp36479718 barcelona 01 12 2016 barcelona ambient a la pla a roja de c170110165935

La plaza Roja de Ciutat Meridiana, a principios del pasado diciembre. / JOAN CORTADELLAS

Hace ahora casi dos años, en un pleno extraordinario sobre el estado de la ciudad, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se puso como objetivo prioritario  su gestión la lucha contra la desigualdad. Entonces, el barrio más rico (Pedralbes) disponía de una renta siete veces superior a la del más pobre, Trinitat Nova. Este lunes, el Ayuntamiento ha presentado el informe de la distribución territorial de la renta familiar disponible per cápita en Barcelona, con datos del 2016, que arroja que la diferencia entre el barrio más rico (de nuevo Pedralbes) y el más pobre (Ciutat Meridiana) es de un 7,06%.

El informe muestra otros datos, como que el ingreso per cápita subió en el 2016 de 20.100 a 20.800 euros (un 3,1%), y que aumenta la población que en el 2016 vivía en barrios considerados de rentas medias (un 47%). Eso sí, la brecha entre barrios pobres y ricos se mantenía prácticamente intacta. La ligera mejoría permite al Ayuntamiento afirmar que el crecimiento de la desigualdad se está empezando a revertir en parte gracias a las políticas municipales, si bien resulta clave en los datos del 2016 el aumento en la ocupación que se dio en la ciudad ese año.

Revertir la desigualdad en una ciudad como Barcelona no es una tarea que pueda llevarse en solo dos años y que requiere políticas sociales, educativas y económicas coordinadas. Que la tendencia a ampliar la brecha se haya suavizado es una buena noticia, pero es imperativo seguir trabajando en lograr una ciudad más equitativa.

0 Comentarios
cargando