Ir a contenido

LA IGUALDAD

Mujeres y hombres en una oficina. 

ARCHIVO

Históricamente agraviadas

Isabel Sucunza

Todo se reduce a un único debate que solo con formularlo ya demuestra una injusticia con la que llevamos demasiado tiempo viviendo: si la mujer tiene, se merece, los mismos derechos que el hombre

Celebramos estos días que en Islandia (allá) se ha aprobado una ley que dictamina que las empresas tienen que demostrar que las mujeres que tienen en plantilla cobran el mismo sueldo que los hombres que hacen su mismo trabajo. Y lo andamos celebrando ahora, en la segunda década del siglo XXI.

Objetivamente es una buena medida. ¿Se puede valorar objetivamente esto? Subjetivicémoslo históricamente. Pongámoslo en contexto con otros hitos femenimos y démonos cuenta del agravio también histórico que llevamos sufriendo las mujeres. La primera ley que reconoció un derecho básico de la mujer, la que nos permitía poder votar por los representantes políticos que rigen la vida de todo el mundo, no solo la de los hombres, se aprobó hace más de un siglo en Nueva Zelanda. Aún tardaría casi cuatro décadas en llegar a España y más de ochenta años en llegar a Suiza.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Subjetivicémoslo en general: ¿somos idiotas? Ya simplemente que haga falta una ley que regule esto, ¿no es indicativo de que las mujeres seguimos siendo ciudadanas de segunda? Piensen ahora en las cosas que no se pueden regularizar sobre el papel: las actitudes, las maneras de pensar, las libertades para actuar socialmente de una o de otra manera, la capacidad de decidir... Que una mujer no pudiera conducir hasta décadas más tarde que un hombre, limitaba su movilidad; que no pudiera abrirse una cuenta bancaria, limitaba su poder adquisitivo. Que no podamos salir de noche solas, viajar, salir de copas, que nos coarten a la hora de reproducirnos, que nos miren mal a la hora de vestirnos según cómo, que se ponga en duda si queremos o no queremos, incluso si propiciamos que nos agredan... 

Todo esto se reduce a un único debate que solo con formularlo ya demuestra una injusticia con la que llevamos demasiado tiempo viviendo: si la mujer tiene, se merece, los mismos derechos que el hombre. Si la respuesta es un  rotundo, que lo es, ¿qué hacemos aún debatiéndolo? ¿Qué hemos hecho todos estos años? ¿Sobre qué tipo de intereses está montada esta sociedad para que todo esté yendo tan despacio?

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.