Ir a contenido

EL SINSENTIDO DE SUS MAGESTADES DE ORIENTE

Detrás de la magia

LEONARD BEARD

Detrás de la magia

Liliana Arroyo

Quizá podemos explicar la leyenda de los Reyes y ver cabalgatas sin mentir ni despilfarrar

Algo me chirría paseando por la ciudad el día 6 al anochecer. De repente solo veo contenedores rebosantes de papel de regalo. Me vienen recuerdos de infancia, imágenes de cabalgatas, caritas ilusionadas y mañanas de envoltorios rasgados, pilas nuevas, montones de plásticos y cajas abiertas. Me doy cuenta del sinsentido que la magia y la ilusión, elementos tan intangibles y memorables como estos, cristalicen en cúmulos de juguetes que después casi no sabremos dónde guardar.

Las cifras dicen que los niños pueden recibir unos ocho juguetes y que el gasto medio por criatura supera los 140 euros. He visto peques que ante una fila interminable de regalos se aficionan a romper el papel sin mirar qué hay dentro, o que se cansan de abrir paquetes cuando solo llevan la mitad. Y para colmo, después de la inversión, te giras y te das cuenta que lo que más les entretiene es la etiqueta del peluche o un cordón de zapato. Miras al techo preguntando por qué y la respuesta es que la diversiónno es proporcional ni al precio ni a la cantidad. ¿Sorprendente? Para nada.

La diversión no es proporcional ni al precio ni a la cantidad. ¿Sorprendente? Para nada

Aprender a dosificar

Lo que es seguro es que les enseñamos que su comportamiento tiene una traducción directa en quilos de regalo. Tan buena eres, mira todo lo que te han traído. Y si les compramos la lista al completo, la moraleja es que pidan lo que pidan, lo van a tener. Será muy diferente recibir ocho juguetes si han pedido 12 y en función de cómo se gestione esa abundancia. Podemos aprender a dosificar, a guardar para más adelante y apreciar cada elemento aunque tengamos la habitación llena.

Aún hay algo que me inquieta tanto o más que la vertiente consumista, y es que al final, hay tres hombres desconocidos que vienen de Oriente (dicho así, Oriente en general) que son omnipresentes. Controlan todo lo que hacemos y además de magos, son jueces porque deciden qué nos merecemos. O sea, una introducción amable a la cultura del miedo y el control.  

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Conociendo los beneficios del refuerzo positivo, me parece que el argumento de la punición para motivar la obediencia está desfasado. Pedagógicamente al menos. Y ya la guinda es esa complicidad tan bonita entre los que saben quién son los reyes y los que no. La magia se vuelve agridulce cuando justifica un gran engaño en pro de la ilusión. Especialmente porque luego nos hartamos de repetirles que mentir está mal y no se debe hacer.

Ni mentiras ni despilfarro

Quizá podemos explicar igual la leyenda de los Reyes, ver cabalgatas mágicas y comer roscón sin necesidad de mentir ni despilfarrar. Contemos también que la historia es tan antigua como el catolicismo y que no está claro si eran tres, doce, Reyes o sacerdotes, y que quizá seguían la estrella porque eran astrólogos y no magos. Leamos que solo visitan algunas casas del mundo y que en muchas no van tan cargados. De hecho, hasta el siglo XIX no empieza la tradición de los regalos, con caballitos de cartón y muñecas de trapo. Ah, y cuando bajemos al contenedor a reciclar el papel, pensemos qué pediremos el año que viene para que la Tierra también esté contenta.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.