Ir a contenido

Al contrataque

Confirmado: el dinero sí da la felicidad (si sirve para comprar tiempo).

Feliz felicidad

Care Santos

Hacernos desear lo que no necesitamos es una sofisticada y terrible herramienta de control

Este artículo se iba a titular Feliz normalidad trataba de la vuelta al trabajo y al cole, de los madrugones, los platos hipocalóricos y la cálida rutina diaria. En fin, los mimbres de la vida, que tras los extenuantes días navideños tanto deseamos retomar, aunque sea para ponerlos en peligro. Ojo: enero es el mes con más infidelidades del año, además de con más altas en las páginas de contactos y, según parece, todo eso es también consecuencia de los excesos navideños, como lo son las dietas o las rebajas. De todo ello pensaba escribir hoy cuando apareció mi hijo de 15 años, adicto al cine, y me enseñó un corto de animación de Steve Cutts.

Steve Cutts, por si les ocurre lo que a mí y no saben de quién les hablo, es un ilustrador, animador y creativo inglés que, después de trabajar durante años en una importante agencia de publicidad, se estableció por su cuenta. Desde entonces se dedica a denunciar, según él, «las más oscuras verdades del mundo en que nos toca vivir» a través de obras gráficas y cortos de animación llenos de lucidez y humor negro.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Era esperable que tarde o temprano acabara colaborando con otros disidentes lúcidos y cabreados como él, como el compositor estadounidense Moby o Matt Groening, el creador de Los Simpson. Algunas de las comunes «verdades oscuras» de los tres, y su materia prima, son: el consumismo, la pobreza, la corrupción, las tecnologías, los hábitos alimenticios, el capitalismo y Donald Trump.

El corto con el que mi hijo ha destrozado este artículo y me ha dado tanto en lo que pensar se titula Happiness. En cuatro minutos y medio muestra una sociedad habitada por ratas y superpoblada donde la felicidad se ofrece en cada esquina de mil formas distintas –muchas de ellas, comestibles– para al final revelarse como inalcanzable.

El imperio de la publicidad

Nos muestra unos individuos preocupados solo por tener cosas que no necesitan, a los que es fácil conducir y manejar, en especial cuando se frustran. Remite a las tesis sobre las que Estados Unidos edificó el imperio de la publicidad a gran escala, basándose en la propaganda bélica de la Primera Guerra Mundial: convertir una cultura de las necesidades en otra de los deseos resulta muy beneficioso para las clases privilegiadas. Engorda las cuentas, la deuda, la autosatisfacción y permite a los dirigentes hacer lo que quieran mientras la gente está ocupada en buscar algo que nunca encuentra. Epicuro ya lo sabía hace 2.300 años: «Nada es suficiente para quien lo suficiente es poco». Hacernos desear lo que no necesitamos es una sofisticada y terrible herramienta de control.

Vean Happiness. Es el equivalente para la conciencia de una dieta de 500 calorías. Ideal para estas semanas de enero. 

Temas: Publicidad

0 Comentarios
cargando