Ir a contenido

ANIVERSARIO DE 'L'AVENÇ'

Portada de la revista LAvenç.

Cuarenta años haciendo historia

Joan Subirats

La revista quiere seguir siendo una forma de diálogo de actualidad, un espacio crítico y un foro duradero

Hace unos días se celebró el 40º aniversario de la revista 'L’Avenç' con un acto en el que sus actuales responsables, Josep Maria Muñoz y Núria Iceta, quisieron rodearse de un  significativo grupo de amigos y colaboradores de la publicación. No es nada sencillo llegar a ese aniversario con una revista en papel, de periodicidad mensual, llena de contenido crítico y que exige una lectura atenta y reposada. Elementos todos ellos difíciles de compaginar con los agitados y ruidosos tiempos digitales en los que estamos inmersos. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Los impulsores del proyecto en el año 1977 eran jóvenes licenciados de historia, todos ellos buenos amigos, como Ferran Mascarell, Carmen Isasa, Fèlix Manito o el tempranamente fallecido Leandre Colomer. La historia (y su recuperación) era entonces un poderoso campo de batalla ideológica y política, y pocos podían imaginar (saliendo del franquismo) que 40 años después lo volvería a ser. Pero, sin desatender su tradición de análisis histórico y político, la revista ha ido tomando un rumbo más de reflexión y de debate cultural. Lo que le ha permitido, añadiendo una buena colección de libros, convertirse en un referente en el mundo del pensamiento en lengua catalana, incorporando y dialogando con muchísimas referencias de carácter internacional. 

Tenacidad y renovación

En el número extraordinario que se ha publicado para celebrar su tenacidad y su constante renovación han querido recoger artículos especialmente significativos publicados en distintos momentos de su trayectoria. Destacaría la entrevista a Josep Fontana y artículos de Pierre Vilar, Castellet, Barceló, Mascarell, Culla Borja de Riquer, así como la selección que la propia revista hace sobre su trayectoria.

Pero, sin duda, el artículo final de Jordi Puntí apunta lo que quiere seguir siendo la revista: una forma de diálogo que se expresa en la capacidad de ser revista de actualidad, espacio crítico y al mismo tiempo foro duradero y de ritmo sosegado en esta época agitada y convulsa que propicia los bulos, las verdades a medias o las mentiras en formato extralargo. Les deseamos que persistan. 

Temas: Prensa