Ir a contenido

La lacra del machismo

Ana Orantes, en 1997, poco antes de ser asesinada por su exmarido, en su intervención en Canal Sur.

Querida Raquel...

Lucía Etxebarria

Poco hemos avanzado desde la muerte de tu madre. En democracia, 1.014 mujeres han muerto a manos de sus parejas


Nos conocimos hace años en un encuentro feminista. Te encontré rara: hipervigilante, ansiosa, siempre a la que saltaba. Eran todos los síntomas de un síndrome de estrés postraumático, el resultado de haber pasado toda la infancia en una situación en la que temiste por la vida. Entonces yo no tenía ni la formación académica ni la experiencia para indentificarlo. Ahora sí.

Pero también ahora tengo una palabra para identificar la fuerza sobrehumana que ha hecho que conviertas ese dolor en un arma para luchar por miles, millones de mujeres como tú, que han tenido que vivir en un infierno regido por un demonio. La palabra es resiliencia. La capacidad de una persona para recuperarse de una situación traumáticay proyectarse a futuro.

Como tú bien escribes en la carta, poco hemos avanzado desde la muerte de tu madre Ana. En democracia, 1.014 mujeres han muerto a manos de sus parejas. Y no contamos aquellas que han muerto a manos de hombres que no eran sus parejas. Nagore Laffage, por ejemplo, golpeada hasta la muerte porque dijo «no». Su asesino, que la tiró a un barranco a la espera de que los buitres la devoraran, está 10diez años después en la calle y trabajando.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

200 medidas pendientes

El 'caso Juana Rivas' ha demostrado que vivimos en un mundo que no respeta los sentimientos y el sufrimiento de personas como tú. Tú sabes mejor que nadie que un maltratador no es un buen padre. Que incluso si no te tocara un pelo, el mero hecho de que agreda a la persona de la que tú dependes crea una angustia y una ansiedad que te acompañan el resto de la vida. O, en caso contrario, te convierte en otro maltratador, en un intento de sobrevivir. Un recurso inconsciente: si el mal es tan poderoso, mejor me uno a él.

En julio, julio, se aprobó un Pacto de Estado contra la Violencia de Género. Y  a punto de acabar el año aún no se ha puesto en marcha ninguna de las 200 medidas acordadas. Porque aunque haya más mujeres víctimas de violencia de género que de terrorismo, nosotras somos víctimas de segunda.

Por eso, Raquel, admiro tu resiliencia y tu capacidad de alzar la voz. Te necesitamos, Raquel. Sigue escribiendo.
 

0 Comentarios
cargando