Ir a contenido

Al contrataque

Estaba inmóvil dentro de la lancha. Casi inerte. Esperando. Allí. En medio de la nada. Quizá pensando que el camino ha llegado a su fin

Es la tercera Navidad allí. Mismo lugar. Misma distancia de los suyos. Mismo esfuerzo. Mismo equipo. Esta última semana ha sido especialmente dura para este grupo de hombres y mujeres extraordinarias. Han pasado siete noches sin dormir. Recorrieron millas y millas quemando 32.000 litros de combustible. Navegando a contracorriente en busca de una esperanza. Todo ello por una sola obsesión: salvar la vida a decenas de personas abandonadas a su suerte en alta mar.

Solo en esta semana han sido rescatadas 640 personas. 640 seres humanos. 640 historias de vida, felicidad, sufrimiento y sobre todo supervivencia. 640 refugiados que huyen con miedo y esperan encontrar el abrazo de una Europa teóricamente acogedora que les ha abandonado. Solo encuentran la mano tendida de este grupo de hombres y mujeres extraordinarias: Proactiva Open Arms. Solo ellos están a la altura. Y sorprendentemente a pesar de su soledad no se han rendido. Como suele decir el alma del proyecto, Óscar Camps, hay días tan terribles que querrían derrumbarse y llorar. Pero no tienen tiempo para eso.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Estos días le escuchábamos explicar que en una de las pequeñas embarcaciones avistada había 254 personas. Entre ellas ocho mujeres embarazadasnueve niños y un joven parapléjico. Su silla de ruedas en la maldita embarcación se me ha quedado grabada en la memoria. Lanzarse al mar en esas condiciones, en esas barcas que casi siempre se hunden, que casi nunca llegan, es el símbolo más claro y doloroso de lo que está ocurriendo en nuestro continente en el siglo XXI.

Es conmovedor observar cómo fue transportado por Proactiva. Estaba inmóvil dentro de la lancha. Casi inerte. Esperando. Allí. En medio de la nada. Quizá pensando que el camino ha llegado a su fin. Quizá esperando un milagro a las puertas de la Navidad. La misión número 37 de 'Astral', el barco de rescate de Proactiva, está a punto de comenzar. Zarpa en plenas fiestas con una veintena de voluntarios para recorrer durante 20 días el Mediterráneo central frente a las costas de Libia

Como ya dijimos por aquí en el 2015 y en el 2016… Los refugiados seguirán llegando. Seguirán lanzándose al mar. Y si no está Proactiva morirán muchos más aún. Es casi Navidad. Óscar y el resto del equipo seguirán allí estos días como hace un año y como hace dos. Esta Navidad de nuevo ese grupo de hombres y mujeres extraordinarios volverá a ser en el mar Mediteraneo nuestros ojos pero también los brazos de un continente que sigue necesitando rescatar su dignidad. 

0 Comentarios
cargando