Ir a contenido

FUERA DE JUEGO

Karim Benzema, en noviembre del 2015, camino de una de las sesiones del juicio por prostitución con menores.

MATTHIEU ALEXANDRE

Messi y Cristiano, contra los violadores

Iosu de la Torre

Las estrellas del fútbol deberían liderar una campaña que proclame 'No toques, no violes, no mates'

Paren máquinas. Todas las máquinas. Recuperados del vómito provocado por el último caso vergonzante protagonizado –presuntamente, por supuesto, presuntamente– por una 'manada' compuesta por tres futbolistas de Tercera División sobre una chica de 15 años, hay que  gritar  ¡basta ya! ante a los depredadores con ayuda de los grandes del fútbol, si es posible.

Paren máquinas. Todas las máquinas: es el momento para convocar a las grandes estrellas para lanzar una campaña muy necesaria contra los abusos y la violencia de los hombres (muchos hombres) sobre las mujeres. Supongo que las estrellas millonarias también se habrán enterado de la fechoría. A través de los diarios o de las vertiginosas redes sociales, esas que les proporcionan millones de seguidores y en las que, de momento, no se ha detectado ningún mensaje de alarma frente a los tres futbolistas del Arandina Club de Fútbol que malinterpretaron el deseo de ser como BenzemaRobinho, Ribéry, Luna o Enrich.

Las teles han emitido muchas veces aquel espot en que Messi, Ibrahimovic, Cristiano Ronaldo, Rooney, Iniesta repiten el mensaje del no al racismo. También hemos aplaudido cuando han rescatado la bandera blanca contra la violencia en los estadios. Tuvo menos fortuna el anuncio de Maradona y Julio Alberto contra (o no) las drogas en  los 80.

Es la hora de que lancen un aviso contundente, que retumbe en las cabezotas de todos los que, deportistas, mamporreros o fans, se otorgan el derecho de pernada. Imaginen por un momento a Messi, con rostro severo, la ceja derecha levantada, la barba pelirroja encendida, advirtiendo: «No toques, no violes, no mates». Y que repitan mensaje y actitud todos esos ídolos tan admirados. Cristiano: «No toques, no violes, no mates»Piqué: «No toques, no violes, no mates»; Griezmann: «No toques, no violes, no mates»...  

¿Qué pretendían los tres de Aranda del Duero cuando se atrevieron, presuntamente, con una menor? ¿No supieron del escándalo que desataron dos jugadores del Eibar con el vídeo que soltaron en el Whatsapp para celebrar una fiesta en la que una chica les pedía que no la grabasen mientras mantenían relaciones sexuales?

¿No se enteraron nunca de que Benzema y Ribéry se libraron de la cárcel por prostituir a menores? ¿Desconocen los límites de la vida? Qué asco. 

La campaña 'No toques, no violes, no mates' podría multiplicar su eco en camisetas como las creadas por la videoartista Yolanda Domínguez. Es un intento de frenar esta violencia que ha estado siempre allí, oculta bajo una ley del silencio obscena y que por fin ha emergido con la violación de la manada de los 'sanfermines'.

Por fin se empieza a dar crédito a las víctimas y cae la venda de los ojos de la masa silenciosa, la que optaba por ponerse de perfil, como aquellos vecinos del cura pederasta de La Bañeza retratados en el último 'Salvados' de Jordi Évole.

Messi, Cristiano, Neymar, ayuden a frenar a las bestias y a trabajar por  un mundo de mejores personas.