Ir a contenido

EL ADN DE LA SEMANA

Debemos reducir los cambios en el clima, pero los sistemas sanitarios deben estar preparados también para los que aparecen

Ahora que nos llega el frío procuramos evitar las enfermedades que nos afectan en invierno y adaptarnos cuando llega el verano. Pero el clima está cambiando, nos está haciendo variar algunas de nuestras costumbres y eso puede acabar teniendo efectos sobre la salud global. Esto es lo que acaba de publicar la revista médica 'The Lancet', una referencia a nivel internacional.

En el informe señalan unos cuantos factores en que los cambios en el clima están afectando ahora mismo la salud mundial. Por un lado la aparición de olas de calor más frecuentes tiene efectos sobre la gente mayor en países templados, y las temperaturas más altas impiden el trabajo en el exterior en los países más cálidos. Sobre todo destacan los efectos que se pueden dar en la producción de alimentos, justo en aquellos países que son más vulnerables. Por otro lado calculan que los desastres de origen climático han aumentado en un 46% desde el año 2000. Finalmente, ciertas enfermedades están extendiéndose, como es el caso del dengue, que es transportada por mosquitos que están ampliando su territorio. El informe recalca que los más afectados son los más vulnerables, ya sea por la edad o por la situación económica. 

Debemos reducir los cambios en el clima, pero los sistemas sanitarios deben estar preparados también para los que aparecen

Las soluciones que 'The Lancet' propone son de dos tipos. Unas de ellas son las que ya se han propuesto para reducir las actividades humanas que producen los cambios climáticos. En particular el uso de fuentes de energía limpias que evitan también los efectos directos sobre la salud como son la emisión de gases y particulas en el aire. Las otras son las que hacen que los sistemas sanitarios estén mejor preparados para las condiciones climáticas que se están presentando. Esto quiere decir tener en cuenta que nuestros centros de salud y hospitales han de poder trabajar en condiciones más cálidas y poder responder cuando hay olas de calor o desastres climáticos. Y que países en los cuales no se presentaban algunas enfermedades consideradas tropicales ahora las deben de tener en cuenta. Reducir los cambios en el clima y estar preparados para los que aparecen son las fórmulas.

0 Comentarios
cargando